Fondos de CDA apoyan formación de la fe en las parroquias

Bishop Eduardo A. Nevares confirms a young parishioner at Immaculate Heart of Mary May 13. (Tamara Tirado/CATHOLIC SUN)
Un niño recibe el sacramento de confirmación en la Parroquia Inmaculado Corazón de María el 13 de mayo. (Tamara Tirado/CATHOLIC SUN)

En gran medida, la catequesis sistemática es la responsabilidad de las parroquias a través de sus programas de educación religiosa (RE) que enseñan la fe Católica a todos. Este esfuerzo para transmitir las enseñanzas de la Iglesia Católica es apoyado cada año a través de generosas donaciones a la Campaña de Caridad y Desarrollo.

Ya no conocido como la Cofradía de la doctrina cristiana (CDC), las programas de educación religiosa educan, inspiran y evangelizan a niños, adolescentes y adultos en 93 parroquias y 23 misiones ubicadas a lo largo de la Diócesis de Phoenix.

“La buena catequesis para niños en la escuela primaria implica tanto la cabeza como el corazón”, dijo Lani Bogart, directora de Matrimonio y vida familiar en la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Glendale.

“No se hace con prisa y permite tiempo para silencio y reflexión. Se basa en la escritura e incluye temas de liturgia y ayuda a los niños a aplicar la verdad a sus propias y únicas circunstancias”.

El Departamento Diocesano de Catequesis Familiar existe para proporcionar apoyo, recursos y formación a los líderes de la parroquia y evangelizadores de la juventud en los programas de educación religiosa en la parroquia.

El año pasado el CDA proporcionó el 68 por ciento del presupuesto operativo del departamento, según Angela Gaetano, directora de apoyo liderazgo parroquial, quien agregó que la concesión también proporciona fondos para el Congreso anual de catequesis, diversos talleres y oportunidades de formación.

“La formación en la fe de los primeros años es absolutamente vital. En su ministerio terrenal, Cristo habló de la importancia de los niños”, dijo Gaetano, añadiendo que el Catecismo de la Iglesia Católica “exhorta” a los padres a formar a sus hijos en la fe desde los primeros años.

Sin embargo, “si los padres no se forman y estudian la fe católica continuamente, estarán mal-equipado para transmitírsela a sus hijos”.

La temporada de Pascua se caracteriza por la nueva vida a medida que los niños profundizan su relación con Jesús a través de los sacramentos de confirmación y primera comunión.

Primero en el proceso sacramental es la orientación y el ejemplo establecido por el catequista.

“El catequista debe estar viviendo una vida de intimidad con Cristo, porque un catequista, por definición, es un mentor de la vida cristiana para los que serán catequizados”, dijo Eric Westby, director de catequesis para la parroquia y escuela y director del Instituto de Teología Católica en la Parroquia de Santo Tomás el Apóstol.

“El catequista no sólo debe saber las enseñanzas de Cristo, sino también estar persiguiendo activamente esas enseñanzas en un nivel más profundo”, dijo. “En otras palabras, el catequista no puede decir ‘Sé todo’. Ellos deben esforzarse constantemente a conocer mejor las enseñanzas de Cristo porque esas enseñanzas se tratan de una relación con Él. En una relación, siempre debemos crecer con el otro”.