Apoyo diocesano para los seminaristas es parte crucial del CDA

Algunos seminaristas de Phoenix con los obispos y el director de la Oficina Diocesana de Vocaciones (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)
Algunos seminaristas de Phoenix con los obispos y el director de la Oficina Diocesana de Vocaciones el 24 de junio. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

El largo camino hacia la ordenación es un arduo viaje de formación para un hombre que escucha la llamada a las sagradas órdenes.

Es necesaria la determinación para mantener el rumbo de discernimiento que puede ser tan corto como seis meses o tan largo como dos años, y que incluye aplicaciones, evaluaciones, entrevistas y una junta de evaluación.

Una vez que pasan esos obstáculos el siguiente gran paso es entrar al seminario, que cuesta entre $35.000 – $45.000 al año para educar, alimentar, alojar y asegurar a una persona.

El golpe financiero a las familias de estos hombres podría ser insuperable por seis o nueve años si no fuera por la Campaña de Caridad y Desarrollo.

Es sólo con la ayuda de donaciones generosas al CDA que los seminaristas no se ven obligados a encontrar trabajo a medio tiempo; tienen becas completas y pueden sumergirse completamente en sus estudios.

“Así que por este motivo, sin el CDA, sería imposible educar a los seminaristas,” dijo el Padre Paul Sullivan, director de vocaciones para la Diócesis de Phoenix.

El año pasado las donaciones al CDA proporcionaron $897.333 para el clero, diáconos, seminaristas y religiosos.

Específicamente, el CDA otorgó a la oficina del Padre Sullivan $168.521 en 2014 para compensar los gastos de formación.

Los seminaristas, cuya edad promedio es de 26, son enviados por la diócesis a uno de cuatro seminarios — el Colegio Pontífico Josephinum en Columbus, Ohio, el Seminario Teológico de San Juan Vianney en Denver, la Universidad Católica de América en Washington, D.C. y el Pontificio Colegio Norteamericano en Roma.

La tendencia para seminaristas jóvenes es consistente con lo que se ve alrededor del país.

“Una bendición que vemos aquí es que en medio de una sociedad más secular, el Señor está llamando a hombres jóvenes que están buscando con valentía anunciar a Cristo a un mundo que tanto necesita la verdad y el amor auténtico”, dijo el Padre Sullivan.

Ya que el CDA es la principal entidad financiadora, la formación es un asunto serio con el conocimiento de que un sacerdote dará su vida al servicio de Dios.

La calidad de la formación de nuestros seminaristas, en particular la formación espiritual, lleva a parroquias que están bien formadas y dirigidas por hombres conformes al corazón de Jesús”, dijo el Padre Sullivan. “Esto (la matrícula) puede parecer mucho, pero durante una larga vida de servicio, vale la pena”.

[quote_box_right]

La Campaña de Desarrollo y Caridad

apoya a los más de 70 organizaciones comunitarias y caritivas que ayudan a personas y familias en crisis.

Hacer una donación o (602) 354-2218

[/quote_box_right]

Carrie Aranda, directora de relaciones parroquiales en la oficina diocesana de corresponsabilidad, dijo que la colección del 2015 está $50.000 corta de su meta de $ 8,3 millones, con 60 parroquias y misiones en la diócesis por encima de sus objetivos específicos.

Son buenas noticias para las oficinas que dependen de la financiación, en particular cualquier joven pensando en servir a Cristo.

La oficina del Padre Sullivan publica biografías de los seminaristas, enlaces y otra información pertinente en el sito de web, www.phoenixpriest.com.

Justin Meehan, un seminarista que asiste al Josephinum, publicó: “Ha sido un año y medio de discernimiento y creo firmemente que Dios me ha llamado a sí mismo a través de todo esto, y todo lo que puedo responder es, ‘Gracias, Señor.’”