Ordenan a cinco diáconos permanentes para la Diócesis de Phoenix

Newly ordained Deacons Gary Scott, Tony Smith, Billy Chavira, Chris Giannola and Marvin Smith stand in the sanctuary of Ss. Simon and Jude Cathedral during their ordination Mass Nov. 5. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)
Los cinco nuevo diáconos Gary Scott, Tony Smith, Billy Chavira, Chris Giannola y Marvin Silva en el santuario de la catedral SS Simón y Judas durante la Misa de ordenación el 5 de noviembre. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

New deacons and assignments

Todo se había hecho oficial en los previos dos o tres meses, pero nueve días antes de la ordenación, las Sagradas Órdenes todavía parecían un sueño.

“No puedo creer que tengo la carta del obispo, que él me está llamando a la ordenación. Siento una especie de sobrecogimiento que me haya sido llamado”, dijo el Diácono Tony Smith.

Esa carta concluyó formalmente un proceso de formación de cinco años y dos años de preparación académica a través del Instituto Catequético de Kino. Su llamado a las Sagradas Órdenes fue uno de los cinco que se convirtieron en una realidad cuando el 5 de de noviembre el Obispo Thomas J. Olmsted ordenó a los hombres al diaconado permanente en la Catedral de SS. Simón y Judas.

Los Diáconos Billy Chavira, Christopher Giannola, Gary Scott, Marvin Silva y Tony Smith comenzaron a servir en las parroquias locales — en gran parte sus propias — al siguiente día y en la comunidad la misma semana. Los diáconos realizan servicios de la palabra, el altar y la caridad.

Los diáconos proclaman el Evangelio, preparan el Sacrificio y distribuyen la Sagrada Comunión. Los 250 diáconos que corrientemente están sirviendo a la Diócesis de Phoenix también instruyen a los creyentes y los no creyentes en la santa doctrina, presiden en la oración pública, traen la Comunión a los moribundos y llevan a cabo ritos funerarios.

Marvin Silva promises obedience to Bishop Thomas J. Olmsted and his successors during the ordination rite. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)
Marvin Silva pone sus manos dentro de las manos del obispo, prometiéndole obediencia a él y a sus sucesores. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

El Diácono Silva espera orar por los enfermos y dar la Comunión a aquellos en el hospital del condado. Él sabe que su ordenación le fortaleció para tal trabajo. El Diácono Silva fue uno de muchos diáconos y sus esposas que señalaron a la imposición de manos del obispo como un momento de gran alcance.

“Cuando él impuso sus manos sobre mí, sentí algo maravilloso, el Espíritu Santo derramado sobre mi cabeza”, dijo el Diácono Silva, que también servirá en la parroquia de Santa María en Chandler, particularmente durante la Misa semanal transmitida en español. El padre de dos quien es un talentoso músico tiene raíces en Nicaragua y Canadá.

“En un momento en nuestro país cuando muchos de nuestros miembros de la familia… y muchos de nuestros amigos y vecinos se están alejando de la práctica de nuestra fe, y muchos otros han perdido la confianza que pueden hacer algo grande para Dios, el Señor Jesús los están llenando con la alegría del Evangelio y la gracia de la ordenación diaconal”, dijo el Obispo Olmsted en su homilía. Citó a los primeros mártires, San Esteban y San Lorenzo como modelos.

Los diáconos también pueden bautizar a los fieles y asistir y bendecir matrimonios. La familia de Giannola conoce esto íntimamente. El suegro del Diácono Giannola, también un diácono, ofició su matrimonio a su esposa, Mary, hace décadas y bautizó y dió la Comunión a cada miembro de la familia hasta su muerte.

Bishop Olmsted lays hands on Tony Smith, ordaining him to the permanent diaconate Nov. 5 at Ss. Simon and Jude Cathedral. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)
El Obispo Olmsted impone las manos en Tony Smith, ordenándolo como diácono. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

El Diácono Giannola estuvo dispuesto a responder a la llamada a la grandeza que el Obispo Olmsted predicó en su homilía. Se logra siendo un fuerte testimonio de matrimonio y vida familiar en el mundo, dijo.

El Obispo Olmsted describió el deseo de hacer grandes cosas como “un signo del Espíritu Santo trabajando en el alma. Estas son cualidades que buscan en los candidatos para el Ministerio de diáconos. Pero no son comunes en la sociedad hoy en día y no eran comunes en los días de Jesús. Jesús advirtió a sus primeros discípulos rechazar la falsa grandeza”.

Entraron a la iglesia en procesión y se unieron a sus familias en la banca, pero sólo para la primera parte de la Misa. Pasaron el resto de la liturgia cerca al altar y también se prostraron por el pasillo central. Aquel momento fue de gran alcance para el Diácono Chavira.

“Cuando estás en una posición física de entrega completa, te da paz interior sabiendo que toda la Iglesia está orando por ti,” dijo el Diácono Chavira. Cuando él se levantó, ya estaba menos nervioso.

Dcn. Billy Chavira receives the Book of the Gospels from Bishop Olmsted, being told to “Believe what you read, teach what you believe, practice what you teach.” (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)
El Diácono Billy Chavira recibe el Evangelio por el Obispo Olmsted, quien exhortó: “Cree lo que lees, enseña lo que crees y practica lo que enseñas”. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

Su esposa, María, se enfocó también en la imposición de las manos y en la historia de lo que la Iglesia ha establecido a través de eso. Ella, como muchas de las esposas de los diáconos, conoce el corazón de siervo de su marido.

“Es sólo una extensión de lo que ya hace, servir al pueblo de Dios a través del Ministerio de la Iglesia,” dijo.

Sesmia Trujillo, profesora de educación religiosa del Dcn. Chavira en primer grado en la parroquia de San Antonio, donde él creció, estuvo de acuerdo. Ella y su madre estaban entre las muchas personas que vinieron de diferentes partes de su vida, incluyendo no católicos, porque entendieron lo que la fe significaba para él.

“Esto es sólo un paso más en su camino espiritual como profesional”, dijo Trujillo.

El Diácono Jim Trant, director del diaconado, animó a la multitud en la recepción para apoyar a los nuevos diáconos en sus ministerios. Se han entregado completamente a Dios y se han dedicado a sus familias, dijo. “Ustedes están mirando aquí a cinco santos en desarrollo”.