Ofrecen Misa y Rosario por víctimas de abusos sexuales

Oficina de Protección a Niños y Jóvenes

Todo aquel que haya sido víctima abuso sexual por parte de cualquier clérigo, empleado voluntario de la Iglesia Católica Romana, deben contactar a la Policía y al Departamento de Seguridad de Menores.

Informes: Anne Vargas-Leveriza, directora de la oficina al (602) 354-2396 o a ocyp@diocesephoenix.org

El Obispo Thomas J. Olmsted encabezó una Misa y un Rosario por quienes han sido víctimas de abusos sexuales, sobre todo las víctimas menores de edad el 7 de marzo.

El servicio religioso bilingüe de sanación y reconciliación fue realizado en la Parroquia San Gregorio y en él participaron también sacerdotes, diáconos, religiosas y cientos de fieles; estuvieron incluso presentes, de manera anónima, algunas de esas víctimas por las que todos rezaron con fervor.

“Oremos especialmente por quienes sufrieron abusos sexuales por parte de sacerdotes, esta es una Misa de sanación y reconciliación por ustedes. No olviden que no están solos, cuentan con el apoyo y las oraciones de nosotros y de toda la Iglesia”, expresó el Obispo Olmsted.

Antes de la Misa, el párroco Andrés Arango rezó junto con los feligreses una letanía especial por las víctimas de abuso sexual, particularmente por quienes han sido abusados por sacerdotes. También pidieron por el arrepentimiento de sus victimarios.

El presbítero pidió: “Protege a todos los niños, Señor”, a lo que los fieles respondieron: “Con tu amor infinito”.

También imploraron a Dios salvar, sanar y proteger a los niños llenos de llanto, a los que duermen con miedo, a los que están asustados o abandonados, a los que tienen miedo de sus abusadores y a los que se les ha robado su inocencia.

El P. Arango y los feligreses rezaron en la letanía: “A los sacerdotes … a profesores y entrenadores que abusan de menores, dales arrepentimiento, oh Señor”.

A todos los que asistieron al servicio religioso bilingüe, organizado por la Oficina de Protección de Niños y Jóvenes de la Diócesis de Phoenix, se les entregó un folleto con la letanía, oraciones y cantos.