Consagración al Inmaculado Corazón de María

Fieles de toda la Diócesis de Phoenix, incluyendo la mujer y el jOven arriba, se reunieron en la Catedral de SS. Simon y Judas el 21 de agosto para comenzar una novena de 54 días a Nuestra Señora de Fátima. (Billy Hardiman/CATHOLIC SUN)

El famoso autor ruso Aleksandr Solzhenitsyn pasó casi 50 años estudiando la historia de la revolución sangrienta que costó la vida de unos 60 millones de sus compatriotas. En el proceso, leyó cientos de libros, recogió testimonios personales y escribió volúmenes sobre la revolución comunista en Rusia. Esto le impulsó a buscar respuestas a preguntas como esta: ¿Cómo podría un país con ese magnífico patrimonio cultural y religioso caer en tal derramamiento de sangre y barbarie? Concluyó: “Ahora bien, si me pidieran hoy precisar en forma breve, la causa principal de esa revolución devastadora, … no encontraría nada mejor que repetir: ‘los hombres se han olvidado de Dios’”.

El mensaje central de Fátima: un urgente llamado a la santidad

Esta es la sexta de una serie de reflexiones del Obispo Thomas J. Olmsted sobre Nuestra Señora de Fátima.

Una de las peticiones de Nuestra Señora de Fátima fue la consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón. Su principal propósito era no sólo la conversión de Rusia o la prevención de guerras y otras calamidades, pero retroceder a toda la humanidad a Dios. De hecho, fue el mensaje que nuestra Santísima Madre repitió incesantemente a rezar el Rosario y hacer penitencia por la conversión de los pecadores.

Cuando el Papa San Juan Pablo II visitó Fátima el 13 de mayo de 1982 para agradecer a Nuestra Señora por haber preservado su vida, compartió una conclusión similar, “Si la Iglesia ha aceptado el mensaje de Fátima, es sobre todo, porque ese mensaje contiene una verdad y un llamado cuyo contenido básico es la verdad y el llamado del propio Evangelio. ‘Convertíos y creed en la Buena Nueva’”. Así, el significado y propósito de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima fue la salvación de las almas, un urgente llamado a la santidad.

Así como las amenazas que la humanidad enfrentó hace un siglo cuando Nuestra Señora se apareció en Fátima, hoy nuestro mundo está plagado de un laicismo agresivo y el materialismo que pretenden excluir a Dios de nuestras vidas, donde blasfemia, la indiferencia religiosa y la esclavitud a la las adicciones de alcohol, drogas o pornografía proliferan en los corazones de muchos. En resumen, en estos tiempos de incertidumbre, el llamado de Nuestra Señora para regresar a Dios sigue siendo relevante como es contracultural. Recuerda a los cristianos de su llamado bautismal a la santidad.

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

Durante la tercera aparición en Fátima el 13 de julio de 1917, la Virgen mostró a los tres niños una visión aterradora del infierno y subrayó la urgencia de establecer en todo el mundo la devoción a su Inmaculado Corazón, prometiendo que a través de él Dios restauraría la paz y muchas almas se salvarían. Pero ¿por qué la devoción Mariana y la consagración a su Inmaculado Corazón son instrumentos eficaces para aumentar el amor a Dios y en última instancia, nos ayudan a alcanzar la salvación eterna?

El papel singular de María en el Plan de Redención de Dios

La consagración a María ha sido una práctica tradicional de la Iglesia durante cientos de años, por personas, las órdenes religiosas, los laicos y el clero. Sin embargo, para entender esta consagración, es útil recordar el importante papel que juega María en el plan de Dios de la salvación; y conservan en mente ese papel al considerar nuestra propia función y vocación. En su plan de salvación, Dios no simplemente nos redimió, dejándonos solamente un papel pasivo. Él nos llama a colaborar en la obra de la redención y ser de ayuda mutua para uno con el otro.

Dios ha dado a María un papel más significativo y singular entre sus hijos: la misión de ser la Madre de todos los creyentes. Cuando María estaba al pie de la Cruz, Jesús dijo (Juan 19:26f), “Mujer, aquí tienes a tu hijo” y al Apóstol Juan, “Aquí tienes a tu madre”. Cuando María aceptó a Juan como su hijo, en Juan ella no aceptó a todos nosotros. En ese momento, la Madre de Jesús se convirtió en nuestra Madre también. Al igual que una vez que su misión terrenal fue a dar a luz a Cristo, para alimentar, nutrir y ayudarle a desarrollar y madurar como hombre; de manera similar, hasta el final de los tiempos, la misión de María es ayudar a los cristianos en su nacimiento espiritual y su necesidad de ser alimentados y nutridos con gracia para crecer hasta la plena estatura de Cristo. En resumen, esta es su misión: ser nuestra Madre espiritual, colaborando en la obra de Dios de la transformación en la santidad, “Hasta que Cristo sea formado en [nosotros]” (Gálatas 4:19). En sus cartas a las comunidades cristianas, San Pablo repetidamente les recordó que la obra de la santificación tiene como objetivo en conformidad a la semejanza de Jesucristo. El ejemplo de este ahorro conformidad se encuentra en nuestra Madre espiritual.

Consagración es nuestro ‘sí’ a la vocación de la santidad

La palabra “consagración” significa dejar de lado para un propósito exclusivo. Por ejemplo, se consagra el cáliz utilizado en la Santa Misa; únicamente se dedica a contener la Sangre de Cristo y nada más. De manera similar, la consagración a María significa exclusivamente que permite a nuestra Santísima Madre cumplir a su misión dentro de nosotros. Al colocarnos nosotros mismos totalmente a disposición de María, le damos nuestro consentimiento, para cambiar nuestra forma de pensar, nuestras acciones y palabras, nuestros corazones y sentimientos, a la imagen de su Hijo.

Cuando nos consagramos al Inmaculado Corazón de María, nos estamos colocando a nosotros mismos y nuestras familias bajo la protección y guía de Nuestra Señora. Al mismo tiempo, estamos colaborando con ella a través de nuestras oraciones, sacrificios y méritos de las buenas obras para salvar las almas, incluyendo nuestra propia. Esta es la razón por qué San Luis de Montfort afirma que la consagración a la Santísima Virgen es “el medio más seguro, fácil, corto y perfecto para llegar hasta Jesucristo” (“Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen María”, 1, III, 3).

En 13 de octubre de 2017, marcando el 100 aniversario de la última aparición de Nuestra Señora de Fátima, consagraré nuestra diócesis al Inmaculado Corazón de María. Junto con esta consagración diocesana, también animo a nuestros sacerdotes a consagrar sus parroquias y nuestras familias a consagrar sus hogares al Inmaculado Corazón de María. A través de esta consagración, pido que nuestra diócesis crezca en amor a Jesús por María y comprometerse firmemente a discipulado intencional y evangelización; que la fe de la gente pueda reforzarse en estos tiempos de incertidumbre; y que haya una renovada vitalidad para amar y servir a los demás, especialmente los más necesitados.

Cada día somos testigos de la propagación del sufrimiento humano y de los males que nos amenazan personalmente pero sobre todo la familia. Ahora más que nunca, la consagración al Inmaculado Corazón de María es significativa y necesaria. La consagración Mariana siempre conduce a una completa consagración a Jesús, la fuente de la santidad infinita, cuyo amor es más poderoso que el mal. Juntos, como hermanos y hermanas, andemos este camino a María, nuestra Madre, agradeciéndole por su único amor y orando por su intercesión la gracia de la perseverancia en la fe hasta el día glorioso de cumplimiento en Cristo Jesús.