Niños mártires de Tlaxcala recordados por su devoción a la fe

Por David Agren
Catholic News Service

CIUDAD DE MEXICO (CNS) — El beato Cristóbal tenia aproximadamente 12 o 13 años cuando confrontó a su padre en 1527 por tomar “pulque”, una bebida alcohólica hecha de la savia fermentada de la planta de agave.

Él derramó el pulque en la vivienda de la familia y le dijo a su padre, un cacique (líder local) llamado Acxtecatl, que renunciara a la idolatría.

Lee artículo en ingles   *   Read article in English
via America Magazine

Related blog
Meet the martyrs of Tlaxcala, 12 years old and ready ot die for their faith
via Aleteia.org

Su padre, según una cuenta la Diócesis de Tlaxcala, México, encerró al Beato Cristóbal en su habitación y lo golpeó repetidamente. El joven, acostado en su lecho de muerte, le dijo a su padre, “Oh padre, no pienses que estoy enojado porque tengo mucho gozo. Sepas que me has honrado de una manera superior a todas sus tierras y títulos”.

Acxtecatl atacó a su hijo otra vez, matándolo, pero también haciendo al Beato Cristóbal uno de los primeros mártires en México y en el nuevo mundo. El Beato Cristóbal, junto con otros dos jóvenes indígenas Tlaxcaltecas, el Beato Antonio y el Beato Juan, serán canonizados el 15 de octubre en el Vaticano. Los dos últimos tenían 12 o 13 años cuando fallecieron en 1529.

El trío, conocido como los niños mártires de Tlaxcala, estuvieron entre los primeros conversos al cristianismo en México. Se les consideran los primeros mártires en las Américas, “protomártires,” porque murieron por su fe y serán canonizados por dicho motivo.

“Con este nuevo reconocimiento, nuestro beatos (niños mártires) ya no sólo serán venerados en nuestra diócesis, sino que serán promovidos como modelos de vida cristiana e intercesores de la Iglesia universal,” dice un folleto diocesano sobre los tres.

Niños caminan cerca de una iglesia en Tlaxcala, un estado in Mexico en este foto de 2015. (CNS photo/Francisco Guasco, EPA)

“Esa la espiritualidad de los niños mártires debería llevarnos a vivir a la misión, llevando el mensaje de Cristo a nuestros familiares, amigos, vecinos, colegas… en nuestra diócesis de Tlaxcala a otros lugares en Tlaxcala y en el mundo,” dice el folleto.

Los tres fueron bautizados y formados como evangelizadores por la Orden de los Frailes Menores en lo que es ahora el estado de Tlaxcala, al este de la actual Ciudad de México. Ellos más tarde trataron de propagar la fe entre sus propias familias y en otras partes de México.

Papa Francisco encuentra miembros del coro Voces Yumhu de San Juan Ixtenco, un estado en Mexico, durante su audiencia general el pl Paza de San Pedro el 20 de septiembre. (CNS photo/Paul Haring)

El Beato Antonio era el nieto de Xicoténcatl el Grande, uno de los principales gobernantes de Tlaxcala. A él se unió el Beato Juan y una tercera persona, Diego, para evangelizar el cercano estado de Oaxaca.

Los Beatos Antonio y Juan fueron asesinados en lo que hoy es estado de Puebla. El par colectó y rompió ídolos, provocando una reacción de palizas de los residentes, lo que condujo a sus muertes. Diego escapó.

La historia de los niños mártires fue registrada desde el principio, pero fue de importancia regional aunque su historia es solo parte de una narrativa que posiciona a Tlaxcala como la “cuna de la fe” en México.

Oraciónes

0 Blessed Trinity, I adore your infinite goodness and majesty for the strength you gave the children Christopher, Anthony and John in spite of their tender years. At the very beginning of the evangelization of Mexico, these youths, with zeal for the extension of your kingdom and without fear of suffering, left us an example of sincere and firm faith by their word and martyrdom.

For the love you bore these children, soon grant the Church the grace of their canonization, and to us the special grace for which we now pray through their intercession, if it be you holy will. Amen.

(Our Father, Hail Mary and Glory Be)