Programa ‘Regala Esperanza’ invita a fieles a llevar la Navidad a los niños en los centros detenciones

508
Regalos en frente de un árbol navideño para los niños en los centros detenciones en el Centro Pastoral Diocesano en diciembre de 2016. (Cortesía de Carmen Portela)
Regala Esperanza en Navidad

Recolecta de regalos nuevos para niños y niñas entre las edades de 2-17 años. Los colecciones terminen el viernes, 5 de enero.

ycortes@dphx.org
o llame (602) 354-2380

Que esta Navidad, más que compartir un regalo por el cual nos angustiamos, sea el anunciar y compartir el mejor regalo: el nacimiento de Jesús. Es el regalo que envió nuestro Padre, para la salvación de nuestros pecados y la esperanza de lograr la felicidad eterna. Como lo dijo San Juan (3,16): “Tanto amo Dios al mundo que le entregó a su Hijo Unigénito, para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna”.

En tal sentido, el evento “Regala Esperanza en Navidad”, que viene organizando por la Diócesis de Phoenix, a través de la Oficina de Apoyo al Liderazgo Parroquial Hispano, más allá del detalle de dar un presente.

Es “regalar esperanza en Navidad a los niños que están alejados de sus padres y familiares en esta Navidad”, y que se encuentran en algunos centros de detención en el estado de Arizona, dijo Carmen Portela, la directora de la misma oficina.

Actualmente, dicho evento está en la etapa de recolección de juguetes, ropas nuevas de temporada y dulces, para niños y adolescentes de 2 a 17 años. Los lugares donde se están recibiendo las donaciones, además del Centro Pastoral Diocesano y las Parroquias Santa Ana en Gilbert y San Vicente de Paul en Phoenix. Donaciones que, en las próximas semanas, serán entregadas en cuatro centros de detención del estado, que han sido previamente seleccionados. Además, se estarán realizando las tradicionales posadas y compartiendo los mensajes del Evangelio.

“Toda persona debería sentirse acogida y amada especialmente en la época Navideña, en particular los niños”, dijo Portela. “Queremos demostrarles un poco de cuánto Dios los ama a través de un día de alegría, amor y esperanza”.

Cabe destacar, que en este evento que se viene realizando por cuatro años consecutivos, están participando también muchas personas voluntarias, desde la organización y recolección, hasta la evangelización y entrega de las donaciones.

Yanet Cortés, una de las voluntarias que desde el Centro Pastoral Diocesano, viene coordinando la recolección de las donaciones. Ella recuerda con mucha nostalgia de cómo por cerca de dos años, los fines de semana, visitaba los centros de detención, realizando estudios bíblicos, catecismo y actividades de manualidades. Experiencia que cambió su vida al ver las “caritas felices de los ninos” por sentir que había “alguien que se preocupara por ellos”.

Cortés, destacó un hecho que tiene muy presente, fue cuando un día se le acercó un niño y le dio una carta con los ojos llorosos, donde le decía “que iba a rezar por ella”. Vio en el niño “el rostro de Cristo”, acentuando su fe activa con Dios.