CDA se prepara para difundir la esperanza a través del derramamiento del amor

790
Un empleado del Centro Diocesano Pastoral ora en el temprano de una junta de todos los personales para tener un avance del video para la Campaña de Caridad y Desarrollo para 2018, y hacer uno de los primeros para llenar una tarjeta de compromiso. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

La Campaña de Caridad y Desarrollo (CDA)

La CDA apoya las obras de la Diócesis de Phoenix a través de más de 70 organizaciones caritativas y comunitarias en la diócesis.

MÁS INFORMACIÓN

En un mundo herido por el pecado, donde las millones de personas se esfuerzan para sobrevivir, el amor de Cristo ofrece esperanza. Ese amor se derrama a miles de los necesitados a través de la Campaña de Caridad y Desarrollo (Charity and Development Appeal o CDA en inglés) que este año proclama “Amor que da Esperanza” como tema.

Es una orden grande para una diócesis que se extiende casi 44.000 millas cuadradas, abarca 117 parroquias y misiones y celebra la Misa en al menos 14 comunidades étnicas distintas. Las oraciones, los sacrificios financieros y el poder popular que alimentan el CDA conducen a las más de 70 organizaciones, ministerios y programas diocesanos que se benefician de la campaña.

“Todos nos convertimos en el rostro de Jesús en este tapiz”, dijo Lisa Wentz, directora del CDA, a los líderes en el centro pastoral diocesano. “Cuando le das al CDA, creas una imagen más fuerte y vibrante de Jesús para que todos podamos estar juntos”.

La campaña del año pasado recaudó más de $9 millones en promesas de contribuciones y $9.5 millones asignados a organizaciones benéficas basadas en la fe; clérigos, seminaristas y religiosos; parroquias y misiones; escuelas; y la educación y la evangelización. Las próximas semanas son el mejor momento para discernir cómo los individuos y las familias apoyarán el esfuerzo de este año. La Campaña de Caridad y Desarrollo 2018 se inicia en las parroquias del 10-11 de febrero.

Ahí es cuando los feligreses aprenderán sobre el CDA desde las banquetas de sus parroquias, verán el video corto de CDA resaltando su impacto y podrán llenar una tarjeta de compromiso. Un orador invitado puede compartir brevemente la importancia del CDA el fin de semana siguiente junto con el tiempo para completar una tarjeta de compromiso. El orador podría ser alguien que se ha beneficiado de los fondos del CDA o alguien que apasionadamente cree en su misión.

Lisa Wentz, directora de la Campaña de Caridad y Desarrollo (CDA). (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

Barry y Adelaida Severson, feligreses de la Parroquia Santa Ana en Gilbert, están sirviendo como co-presidentes del CDA 2018, ayudando a promover el llamamiento durante el entrenamiento de liderazgo parroquial este mes y apoyando los esfuerzos de la parroquia según sea necesario. Los católicos también podrán verlos en los canales diocesanos de medios sociales promoviendo el CDA como “Corresponsabilidad en la Familia”.

Criar a tres niños en la Diócesis de Phoenix ha ayudado a los jóvenes Seversons — un estudiante en su primer año de la universidad y dos niños gemelos de 15 años — a aprender a ayudar a otros necesitados.

“Ellos han aprendido que cada regalo al CDA ayuda a la gente a superar los desafíos y a construir una relación con Cristo”, dijo Adelaida en un corto video promocional para la campaña. Les dijo a los líderes diocesanos del centro pastoral lo importante que era modelar donaciones caritativas en casa. Esto impulsa la misión de la Iglesia.

Los Seversons, casados por 26 años, pueden relacionarse con muchas de las necesidades que CDA satisface. Barry, así como el Obispo Thomas J. Olmsted, creció en el campo. La estructura de la iglesia de Barry albergaba un conjunto de creencias dependiendo del tipo de denominación que pasaba por su ciudad natal en Dakota del Sur. Conoce las dificultades que las iglesias rurales y las misiones enfrentan, así como la fortaleza de su fe. El CDA distribuyó más de $1 millón a través de 18 iglesias y misiones el año pasado para complementar las necesidades de formación y fiscal.

El Obispo Olmsted, recordando su crianza rural, comparó la ayuda que los agricultores prestaron a sus vecinos en caso de enfermedad u otra dificultad a la Campaña de Caridad y Desarrollo.

“CDA quiere decir haciendo juntos cosas que ayudan a tantas otras personas. Se llega a otras personas que de otra manera podrían sentir que están perdidos”, explicó el obispo.

El P. Greg Schlarb, Vicario de Corresponsabilidad para la Diócesis de Phoenix. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

Adelaida lo describió como “algo que nosotros como católicos podemos hacer como un cuerpo para dar esperanza … tener esa capacidad de largo alcance. Da esperanza a la persona sin hogar o a la persona que no puede encontrar un trabajo … y todos los otros ministerios … para crear a sacerdotes, para crear esperanza y para evangelizar”.

Adelaida, una mezcla justa de filipina, de Latina y de hawaiano, puede relacionarse con las necesidades que los ministerios étnicos satisfacen con ayuda del CDA. Tiene una maestría y un doctorado de la Universidad Estatal de Arizona; como tiene un hijo estudiando en la Universidad de Arizona, también puede apreciar el apoyo del CDA a los Centros Newman localizados en universidades dentro de la Diócesis de Phoenix.

“Barry y Adelaida son buenos modelos de conducta porque realmente viven una forma de corresponsabilidad de la vida. No es algo que hagan simplemente tachar una lista — está en sus corazones”, dijo Wentz. “Dan de su tiempo, talento y tesoro sobre una base regular y a través de múltiples organizaciones”.

También son miembros fundadores del Consejo Diocesano de Corresponsabilidad, que se estableció en 2010.

Acerca de los esfuerzos de desarrollo como CDA, el P. Greg Schlarb, Vicario de Corresponsabilidad para la Diócesis de Phoenix, ofreció su pensamiento breve. “No es la cantidad que se da. Es que lo hiciste”.