La armadura de los Sacramentos

1481
El herrero Johann Schmidberger trabaja en un traje de armadura para la Guardia Vaticana Suiza el 29 de marzo en su taller en Molin, Austria. (Leonhard Foeger/CNS vía Reuters)

Segunda de una Serie

A lo largo de la historia de la humanidad, las guerras y sus resultados han dado forma a la identidad de muchas naciones. Pero existe otra guerra, aunque generalmente no se la observe por ojos humanos, que “no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio” (Ef 6:12). Esta guerra espiritual contra el diablo y sus secuaces tiene consecuencias cruciales en nuestra vida diaria con un resultado que determina nuestro destino eterno. El diablo hace todo en su poder para destruir la obra de Dios en nosotros. No tenemos que mirar muy lejos para ver su hostilidad en la sociedad contemporánea hacia verdades del Evangelio tales como el pecado, el cielo, el infierno y sobre la necesidad de arrepentimiento. Esta lucha intemporal es evidente incluso en la Iglesia cuando algunos repudian la enseñanza de Cristo.

Involucrados en una batalla tan grande y dramática de nuestras almas, como el Salmista, decimos: “¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda vendrá del Señor que hizo los cielos y la tierra” (Salmo 121). La oración de apertura en inglés para el Miércoles de Ceniza nos recuerda de esta lucha: “Concede, oh Señor, que podamos empezar con el santo ayuno esta campaña de servicio Cristiano, para que al entrar esta batalla contra males espirituales, podamos ser armados con armas de autocontrol”.

¿Además de las armas espirituales de oración, ayuno y sacrificio, cuáles son las otras que están disponibles para nosotros?

Jesucristo vivo y activo en los Sacramentos

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

La armadura más eficaz contra la tentación de la influencia del diablo es una intensa vida de la gracia que se ofrece generosamente a través de la vida Sacramental de la Iglesia. En los Sacramentos, Jesús lucha con nosotros y para nosotros. El Catecismo de la Iglesia Católica define los Sacramentos como “signos eficaces de la gracia, instituidos por Cristo y confiados a la Iglesia por los cuales nos es dispensada la vida divina” (CIC 1131). Esta definición transmite esencialmente la creencia de la base de nuestra enseñanza Católica sobre los Sacramentos. Para subrayar cómo Cristo manifiesta contínuamente Su presencia en nuestras vidas, los primeros Padres de la Iglesia utilizan el término “sacramentum” tomado del romano militar. El “sacramentum” era un juramento solemne que hicieron los soldados a su alistamiento militar. Se comprometieron a defender el imperio de cualquier amenaza externa o interna. El juramento les obligó a ir cuando y donde era necesario para defender el imperio.

Jesús también hizo una promesa solemne, justo antes de ascender al cielo, cuando Él dijo a Sus discípulos: “Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo” (Mt 28:20). De una manera distinta, Él cumple con esta promesa a través de los Sacramentos, especialmente la Eucaristía. Así, cuando se celebra un Sacramento, Cristo está allí para luchar a nuestro lado para nuestra salvación. Jesús ha establecido los Sacramentos porque Él sabe que necesitamos Su presencia y Su gracia en nuestra lucha contra el mal.

Los Sacramentos, como el Catecismo nos recuerda, son “‘fuerzas que brotan’ del Cuerpo de Cristo, siempre vivo y vivificante, y como acciones del Espíritu Santo que actúa en su Cuerpo que es la Iglesia” (CIC 1116). Estos poderes de Cristo nos recuerdan de algunos momentos dramáticos del ministerio público de Jesús, momentos como cuando sanó a los enfermos y expulsó demonios de los poseídos. Los Sacramentos se han celebrado durante siglos en la Iglesia, sin embargo, no dependen de su antigüedad por su efectividad. No son las acciones de los ministros que vienen y van con el tiempo, pero las acciones del Cristo vivo en Sí mismo. No hablamos de Él en pasado como si fuese sólo una figura histórica. Por el contrario, proclamamos que “Jesús ha resucitado”, y que es vivo y muy activo en nuestras vidas hoy en día a través de los Sacramentos. Cada Sacramento produce sus efectos por el poder de Cristo solamente y no por nuestras acciones o la de nuestros diáconos y sacerdotes. A través de su muerte y resurrección, Cristo ha sido victorioso sobre las fuerzas de la oscuridad y ha confiado a la Iglesia los medios para aplicar esta victoria para ganar la batalla espiritual por nuestras almas.

Los Sacramentos, son entonces, la armadura preferida en esta guerra espiritual. A través de ellos, Jesús continúa para sanar, para perdonar, para fortalecer y para sostenernos en la lucha contra el diablo y sus secuaces.

La eficacia Sacramental y nuestra cooperación

Ahora debemos preguntarnos algo importante: ¿Por qué tantos de nosotros fallamos en utilizar todo el potencial de estas armas en nuestra diaria batalla espiritual contra el diablo?

Los Sacramentos tienen una realidad en sí que es eficaz y se extiende a la gracia que significan. Sin embargo, los efectos de los Sacramentos también dependen de lo bien que estemos dispuestos a recibirlos. Cristo siempre da gracia en los Sacramentos; pero debemos tener los motivos de derecho y las condiciones para recibir las gracias. Puede ser un Sacramento válido dado y recibido pero todavía puede no ser fructífero. Lamentablemente, es un resultado que parece ser generalizado hoy en día.

Un principio claro y consistente se encuentra en todo el Nuevo Testamento: a saber, nadie que encuentra a Jesucristo sale sin ser cambiado. El enfermo fue sanado, los ciegos pudieron ver, los paralíticos comenzaron a caminar, los pobres tenían de la Buena Nueva proclamada para ellos, los pecadores salieron con paz y perdón y los muertos fueron resucitados a la vida. Lamentablemente, también hubo algunos que se cambiaron para peor. El joven rico se fue triste cuando Jesús le dijo que debía vender todo lo que tenía y darlo a los pobres. Los fariseos y los escribas se fueron enojados por sus enseñanzas, tan enojados que tramaron matarle. Nadie que encuentra a Jesús sigue siendo neutral.

Los Sacramentos son encuentros reales con nuestro Señor vivo; para que tales encuentros den fruto espiritual abundante, ciertos factores esenciales deben estar presentes, particularmente arrepentimiento y la fe.

El arrepentimiento de cualquier apego al pecado es esencial para llevar a cabo la vida en armonía con el propósito de los Sacramentos, es decir, para aumentar la vida divina dentro de nosotros. Por lo tanto, renunciar al pecado y el diablo es esencial para la recepción de los verdaderos valores espirituales de los Sacramentos.

Los encuentros con Cristo en los Sacramentos también deben estar arraigados en la fe. Donde la fe es débil, nuestro encuentro con Él es frecuentemente vago y estéril. Donde la fe es fuerte y robusta, el encuentro traerá consigo una transformación dentro de nosotros. Cuando participamos con fe sincera en la oración y la Sagrada Liturgia, la lectura de las Escrituras y el Sacramento de la Reconciliación, lo hacemos con una mayor conciencia y expectativas de un encuentro con el Dios vivo, un encuentro que nos cambiará para ser mejores.

Durante esta temporada de la Cuaresma, esperamos más adelante la gran batalla del Misterio Pascual, en el cual Jesús conquista el orgullo de Satanás por Su humildad y obediencia. Durante la Semana Santa nos recordamos de la batalla que nuestro Señor libró y todavía está librando en nosotros los miembros de su Cuerpo Místico. Que esta temporada de Cuaresma sea un tiempo para liberar a nuestra vida espiritual del mal. Y que los frutos de la gran lucha espiritual — sacrificio, oración, ayuno y el testimonio de nuestra fe — aceleren la venida del Reino de Dios.