‘Las puertas del infierno están cerradas por dentro’, Primera sección

1254

Las Cuatro Últimas Realidades — El Infierno

Esta foto de “Puertas del Infierno” en el Jardín Escultura Rodin en la Universidad Stanford que fue tomada en enero del 2009. (Allan J. Cronin/Wikimedia Commons)

El infierno es uno de los menos populares de todas las doctrinas Cristianas. Muchas personas tienen problemas para reconciliar la existencia del infierno con la verdad que Dios es todo amor y todo bien. Debido a esta dificultad, algunos conjecturan que el infierno no existe, o que si existe, nadie realmente va allí. Después de todo, ¿cómo puede un Dios bueno enviar a alguien al infierno?

El amor de Dios y la libertad humana

Dios no envía a nadie al infierno. De hecho, la Palabra de Dios enseña que “Dios … quiere que todos se salven” (1 Tim 2:4). Dios nuestro Padre quiere que todos Sus hijos vivan con Él eternamente en el cielo. Es decir por qué Él envió a Su Hijo al mundo no para condenarlo, “sino para que el mundo se salve por Él” (Jn 3:17).

Sin embargo, Dios también dotó a Sus hijos con el regalo de libre albedrío, sabiendo que algunos utilizarían esta libertad no para bien sino para mal. Él nos dio esa libertad para que tengamos la capacidad de amar y la capacidad de elegirlo a Él. Sin esta libertad, seríamos robots, no los seres humanos. La desafortunada consecuencia de la libertad es que algunas personas optan por rechazar a Dios y vivir en sus propios términos.

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

Para ayudarnos a comprender esta dinámica, Jesús dijo la Parábola del Hijo Pródigo y su hermano mayor. En la parábola, el padre está tan contento en el regreso de su hijo menor que celebra con una gran fiesta. El hijo mayor, al regresar del campo, escucha la música y el baile y se da cuenta de que ha sido sacrificado el ternero cebado. Cuando descubre que el motivo de la fiesta es el regreso de su hermano pródigo, se convierte en enojado y se niega a entrar en la casa. El padre, que ama a sus hijos de ambos sin reservas, sale y le ruega a su hijo mayor para venga y se una al banquete. Cuando el hijo expresa su ira y los celos, el padre intenta seriamente llamar a él, diciendo: “Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado” (Lc 15:31-32).

Dios es como el padre en esta parábola. Contínuamente nos busca y desea profundamente que nos unamos en el banquete eterno del cielo. Sin embargo, muchos de sus hijos se niegan a venir (véase Mt 22:1-14). Como el hijo mayor, deciden permanecer en aislamiento, mal y sola, a pesar de que la fiesta está abierta a ellos. No es que Dios manda a este aislamiento — de hecho, es justamente lo contrario: a pesar de que Dios tiene sed de nuestra comunión con Él, algunos deciden excluirse. Tales personas han elegido la prisión de soledad hecho a sí mismo en lugar de la alegría de la comunión con Dios. En las palabras de C.S. Lewis, “las puertas del infierno están cerradas por dentro” (“El Problema del Dolor”).

El infierno es la separación eterna de Dios

Este es la segunda de una serie sobre los Cuatros Últimas Realidades.

Mientras que Jesús habló a menudo del amor y la misericordia de Dios, Él frecuentemente advirtió a Sus seguidores sobre la realidad del infierno. Por lo tanto, el amor perfecto de Dios y la existencia del infierno son de alguna manera armoniosos. Cristo describió el infierno como un lugar donde “el fuego no se apaga” (cf. Mc 9:48) y un “horno ardiente. Allí habrá llanto y rechinar de dientes” (Mt 13:50). Advirtió que debemos tener miedo de “más bien a aquel que puede arrojar el alma y el cuerpo a la Gehena” (Mt. 10:28). Es de importancia eterna que nos tomemos a pecho estas palabras de Jesús habladas con amor. Creemos en el infierno, no sólo porque tiene sentido, sino porque Jesús nos enseñó acerca de Él.

APRENDE MAS SOBRE LOS ‘EJERCICIOS ESPIRITUALES’ DE SAN IGNACIO DE LOYOLA

A lo largo de los siglos, han surgido muchas más imágenes del infierno. Por ejemplo, en los Ejercicios Espirituales, San Ignacio de Loyola tiene una famosa meditación sobre el infierno. Recomienda que el ejercitante vea “con la vista de la imaginación los grandes fuegos, y las ánimas como en cuerpos ígneos”. Les deja “oír con las orejas llantos, alaridos, voces, blasfemias contra Cristo nuestro Señor y contra todos Sus santos”; les anima a usar “el olfato humo, piedra azufre, sentina y cosas pútridas”, para “gustar con el gusto cosas amargas, así como lágrimas, tristeza y el verme de la conciencia”, y finalmente, “tocar con el tacto, es a saber, cómo los fuegos tocan y abrasan las ánimas” (“Quinto Ejercicio: Es meditación del infierno” 66-70). Cabe señalar que esta meditación se produce sólo después de que una persona está firmemente enraizada en el amor de Dios para él o ella; y es con el fin de ayudar al ejercitante a elegir firmemente el Reino de Cristo en lugar del Reino de las tinieblas. A través de esta meditación, el ejercitante se llega a la convicción profunda con respeto al infierno, “Nunca, nunca quiero ir, que quiero estar en aislamiento de Dios.” Esta convicción luego afecta las opciones que hace la persona en la vida diaria.

Estas imágenes del infierno son aterradoras, pero señalan simplemente la dura realidad que mientras que el cielo es la comunión eterna con Dios, el infierno es la separación eterna de Él. Como enseña el Catecismo de la Iglesia Católica, “Morir en pecado mortal sin estar arrepentido ni acoger el amor misericordioso de Dios, significa permanecer separados de Él para siempre por nuestra propia y libre elección. Este estado de autoexclusión definitiva de la comunión con Dios y con los bienaventurados es lo que se designa con la palabra ‘infierno’” (CIC 1033).

La Iglesia así nos anima a prestar atención a la llamada de Cristo a la conversión. Como enseña el Catecismo, “Las afirmaciones de la Escritura y las enseñanzas de la Iglesia a propósito del infierno son un llamamiento a la responsabilidad con la que el hombre debe usar de su libertad en relación con su destino eterno. Constituyen al mismo tiempo un llamamiento apremiante a la conversión: ‘Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha la puerta y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y pocos son los que la encuentran’” (CIC 1036, cf. Mt 7:13-14).

El mes que viene, seguiremos explorar la doctrina Cristiana del infierno, abordando una cuestión preocupante que muchos seguidores de Cristo se enfrentan, a saber: “¿Qué pasa si un ser querido no llega al cielo?” y entonces examinar la necesidad de confiar siempre en la misericordia de Dios.