Con apoyo de CDA, ministerios étnicos ayudan a fieles de varias culturas a conectar con su fe

0
414
Doan Pham reza con su familia en la Parroquia Mártires Vietnamitas en Phoenix. Con la ayuda de la CDA, la familia Pham puede conectar en su fe Católica a tráves de su lengua y cultura vietnamitas. (John Bering/CATHOLIC SUN)
Misa Multicultural

4 p.m., 26 de mayo

Parroquia San Lucas, 19644 N. Avenida Siete, Phoenix

Empieza con un preludio musical, y termina con una recepción con comidas típicas de los países de origen.

MÁS INFORMACIÓN

Para Doan Pham, tener una Iglesia Católica donde él y su esposa pueden criar sus niños para mantener su herencia y cultura vietnamita es algo supremo.

Los padres de Pham, así como sus ocho hermanos y hermanas y sus familias, son católicos y viven cerca de él en Phoenix, y ellos disfrutan rindiendo culto juntos.

“Para la generación más joven, los niños que son nacidos y crecieron aquí, necesitan aprender vietnamés para que puedan hablar ambos idiomas”, dijo Pham.

Antes de que se estableciera su parroquia, los católicos vietnamitas tenían solamente una Misa donde podían tender culto en su propio idioma en la Parroquia Santísima Trinidad.

Desde hace 10 años construyeron la Parroquia Mártires Vietnamitas en Phoenix, y en la actualidad alrededor de 1,300 personas asisten a Misa ahí cada fin de semana. Hay también comunidades vietnamitas y Misas en la Parroquia San Luis Rey en Glendale, y en la Parroquia Espíritu Santo en Tempe.

Según su párroco, el P. Duc Nguyen, OP, los feligreses vienen de diferentes puntos del Valle. Hay tres Misas cada fin de semana, Misa diaria, Confesiones, educación religiosa y clases de vietnamés, además de la celebración de bodas, funerales y celebraciones especiales — todo en vietnamés.

La Campaña de Caridad y Desarrollo (CDA)

La CDA apoya las obras de la Diócesis de Phoenix a través de más de 70 organizaciones caritativas y comunitarias en la Diócesis de Phoenix.

MÁS INFORMACIÓN

“Creo que es muy importante para los vietnamitas conservar su identidad propia mientras se integran y se adaptan a las nuevas formas de vida de la sociedad americana”, dijo el P. Nguyen.

“Es la razón por la que tenemos clases de vietnamés, para que ellos puedan hablar vietnamés con las generaciones más antiguas que normalmente no hablan inglés. Si se quieren comunicar con sus abuelos, tienen que hablar en su lengua original”, enfatizó.

La diócesis tiene más de 10 Misas en ministerios étnicos — eritreo, sudanés, birmano, filipino, coreano, tongano, polaco, croata y vietnamita, así como Misas en español en más de 50 parroquias y misiones a través de la diócesis.

Otras comunidades católicas en la diócesis sin Misas programadas con regularidad son: China, indonesia, italiana, japonesa, malayali, srilanqués, congoleña y maya.

“Nuestra Iglesia es universal”, dijo Ignacio Ramírez, director asociado de la Oficina de Ministerios Étnicos, al destacar que “desde que Phoenix parece ser el lugar donde están llegando amigos de todo el mundo, la diócesis reconoce esto y les ayuda a conservar no solo sus costumbres, sus tradiciones y su cultura, para hacer que se sientan no solamente bienvenidos, sino respetados como católicos y como hermanos y hermanas en Cristo”.

La Campaña de Caridad y Desarrollo, o CDA, ha apoyado a los ministerios étnicos a través de la diócesis — a Ministerios Católicos Afroamericanos les asignan $21,047, la Oficina de Misiones Hispanas recibe $177,080 y otra cantidad adicional de $17,689 para la Misa por televisión en español. A las comunidades Americanos Nativos les asignan $504,280. Los otros programas de la Oficina de Ministerios Étnicos reciben $102,972.