Saluda al P. Frankie Cicero: Problemas de salud recurrentes llevaron a un sacerdote a confiar en la Providencia de Dios

0
717
El nuevo sacerdote, el P. Frankie Cícero, ofreces su primer bendición a su madre, Olga, después de su ordenación el 16 de junio en la Parroquia San Andrés Apóstol. (Jesús Valencia/CATHOLIC SUN)

Cuando Olga, la madre del P. Frankie Cícero, estaba el octavo mes de su embarazo, los médicos descubrieron que su hijo nonato tenía una condición devastadora: nacería con sus intestinos fuera de su cuerpo. Con una posibilidad de solo 2 por ciento de sobrevivir, Olga se aferró a una astilla de la esperanza.

El entonces Diácono Frankie Cícero esta parado en frente del santuario de la Parroquia San Andrés Apóstol antes de su ordenación el 16 de junio. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

El nacimiento de su hijo, ella dijo, “fue un verdadero milagro. Sólo sabía que estaba destinado para algo especial”. Ahora, décadas más tarde, esos pensamientos proféticos están dando sus frutos.

El P. Cícero reflexionó sobre el camino que finalmente lo llevó al sacerdocio. Siete cirugías desde el principio le salvaron la vida pero el tejido de la cicatriz generó una vida de sufrimiento. Luego fueron las hospitalizaciones repetidas, incluyendo una que le impedía ser ordenado al diaconado transitorio con sus compañeros de clase. Su condición de salud también había estancado su ordenación al sacerdocio el año pasado.

“Todo valió la pena”, dijo el P. Cícero. “Todo lo que el Señor ha pedido de mí, si ha sido una experiencia de alegría o lágrimas, ha valido y ha sido un encuentro de intimidad más profunda”.

Newly ordained Fr. Frankie Cicero offers his first blessing to his mother, Olga, following his June 16 ordination. (Jesús Valencia/CATHOLIC SUN)

El P. Cícero dijo que nunca consideró el sacerdocio hasta que experimentó una conversión radical a los 24 años de edad. Él había dejado la Iglesia y trabajaba como camarero.

Recuerda el momento en que la gracia perforó la oscuridad e inundó su alma. Fue a la 1 a.m. y estaba ocupado sirviendo bebidas en un bar de lujo, lleno de gente. Tenia todo que el mundo dice que trae la felicidad, dijo — drogas, alcohol, mujeres y la popularidad — pero todavía se sentía solo y quebrado.

“Y fue en ese momento que recé por primera vez en cinco años. Dije, ‘Señor, aquí estoy de nuevo. ¿Qué quieres con mi vida?’”, recordó. “Ese fue el momento que comenzó a abrir mi corazón”.

Bishop Thomas J. Olmsted lays hands over Dcn. Frankie Cicero, ordaining him to the priesthood. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

Un año más tarde, comenzó a estudiar en el Seminario Teológico San Juan Vianney en Denver. La subida hacia el sacerdocio ha sido fuerte y llena de sufrimiento.

El P. Paul Sullivan, director de Vocaciones, dijo que enfrentando los desafíos es algo que todos los seminaristas tienen que hacer y es una de las maneras en que el Señor prepara para al futuro ministerio.

“Frankie no es diferente. Sus desafíos incluyen muchas preocupaciones médicas que ha enfrentado directamente”, dijo el P. Sullivan. Con 14 hospitalizaciones durante sus nueve años de preparación para el sacerdocio, el P. Cícero ha aprendido a abrazar la cruz.

Fr. Frankie Cicero is vested moments after being ordained to the priesthood at St. Andrew the Apostle Parish in Chandler June 16. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

“Tuve que aprender a quedarme esperando pacientemente en la cruz y esperar a que el Señor, confiando en que realmente se va a cuidar de mí”, dijo el P. Cícero.

En los días antes de su ordenación al sacerdocio, los ojos de P. Cícero llenaron de lágrimas y su voz tembló al reflexionar sobre el regalo de órdenes sagradas. ¿Qué esperaba más acerca de su día de ordenación?

“Ser completamente abrumado — permitiendo a los nueve años para pegarme. Como todo el Cielo está diciendo, ‘Lo hicimos’”.