Saluda al P. John Nahrgang: Católico convertido atribuye su vocación a la Virgen María

0
932
El P. John Nahrgang ofrece su primer bendición a sus padres después de su Misa ordenación en la Parroquia San Andrés Apóstol en Chandler el 16 de junio. (Billy Hardiman/CATHOLIC SUN)

Para el P. John Nahrgang, el llamado al sacerdocio no provino de una educación Católica, sino del constante susurro de María en su corazón. Formado en la Iglesia Metodista, su primer encuentro con el catolicismo ocurrió a la edad de 10 años cuando fue a Misa con la familia de su amigo.

El Obispo Thomas J. Olmsted impone sus manos al Diácono John Nahrgang, ordenándolo al sacerdocio. (Billy Hardiman/CATHOLIC SUN)

Cuando visitó la Universidad de Notre Dame en un viaje de regreso a Florida, vio la estatua dorada de Notre Dame en lo alto del edificio principal de la escuela. Se dio cuenta entonces que quería asistir a la escuela allí.

Mientras estaba en la universidad, donde estudio finanzas y Español, curso un semestre en el extranjero en Monterrey, México, donde le hablaron de Nuestra Señora de Guadalupe y comenzó a investigar sobre ella. Hizo una peregrinación al santuario en la ciudad de México y comenzó a rezar el Rosario.

“Como que Ella me capturó”, dijo refiriéndose a la Virgen María. “Creció a partir de ahí”.

Durante un semestre en Chile, voluntario con las Misioneras de Caridad — establecido por Santa Madre Teresa — y una de las hermanas dijo que tenia una cara de un sacerdote, a pesar de que todavía no era Católico.

El P. John Nahrgang concelebra la Misa por la primer ves momentos de su ordenación en la Parroquia San Andrés Apóstol en Chandler el 16 de junio. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

De vuelta a casa en Minnesota, después de graduarse de Notre Dame en 2005, ingresó en el programa de RICA y, un año más tarde, fue aceptado dentro de la Iglesia Católica en la Basílica de Santa María en Minneapolis, Minnesota.

Nahrgang comenzó a ir a la Adoración Eucarística y aproximadamente un año y medio después, aunque había caído a un punto bajo en su vida, se sintió cambiar mientras rezaba los diferentes misterios del Rosario.

Mientras discernía su vocación, visitó a un sacerdote y se dio cuenta de que había encontrado su vocación. Debido a su gran devoción a María, se unió a los Marianos de la Inmaculada Concepción en 2009.

El P. John Nahrgang está vestido por el P. Paul Sullivan, el director de vocaciones, y el P. Ernesto Reynoso, el vicario judicial adjunto, momentos después de su ordenación en la Parroquia San Andrés Apóstol en Chandler el 16 de junio. (Jesús Valencia/CATHOLIC SUN)

“Dios me formó maravillosamente con ellos”, dijo el P. Nahrgang. Después de tres años con los Padres Marianos, a través de la guía de su consejero espiritual, eligió seguir el sacerdocio diocesano.

Se unió a la Diócesis de Phoenix en 2013 y fue “adoptado” por la Parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Glendale, luego ingresó al Colegio Pontificio Josephinum en Columbus, Ohio.

El P. Nahrgang sirve en la Catedral SS. Simón y Judas, y está involucrado en el ministerio hispano. Aunque sus padres no son Católicos, lo han apoyado en cada paso de su viaje, pero recordó que durante su tiempo en el seminario, se relacionó con muchos compañeros cuyos padres no los alentaron a ingresar al sacerdocio, a pesar de ser Católicos. “Si ves a un joven que podría ser sacerdote, por favor dícelo, porque solo Dios sabe”, dijo el P. Nahrgang.

“Eso podría ser el Espíritu Santo”, estableció.