Pareja comparte la sabiduría de PNF: Los Escárcega viven matrimonio fortalecido

0
715
Armida y John Escárcega, juntos con sus cinco hijos en esta foto, dicen que la Planificación Natural Familar les ayuda a fortalacer su matrimonio y su familia. (Cortesía de John y Armida Escárcega)
Instructores de la Planificación Natural Familiar

La Oficina de la Planificación Natural Familiar está buscando instructores fieles y dedicados a enseñar clases de PNF a través de la Diócesis de Phoenix.

E-MAIL

Al cumplirse 50 años de la promulgación de la encíclica “Humanae Vitae (De la Vida Humana)”, del próximo santo, el Papa Pablo VI, el Obispo Thomas J. Olmsted ha pedido que todos reflexionemos detenidamente sobre el valor de la vida humana y el respeto que se le debe guardar como creación de Dios a Su imagen y semejanza.

Esta es la labor que ha venido haciendo precisamente la Oficina de Planificación Natural Familiar para la Diócesis de Phoenix, que ofrece a las parejas tres entrenamientos al año sobre la vida matrimonial y la planificación familiar por métodos naturales.

John y Armida Escárcega son los encargados de coordinar e impartir dichos entrenamientos, en los que se enseña a las parejas sobre el método natural de planificación natural.

“Basados en las enseñanzas de Humanae Vitae, nosotros decimos a las parejas que somos cooperadores de Dios, Él es el dador de la vida y nosotros sus colaboradores”, declaró Armida en entrevista con El Sol Católico.

“Mucha gente piensa que la PNF es solamente para evitar hijos. Sin embargo, no es así. Es para dejarte ayudar por Dios a planificar la familia que Él tiene planeada para ustedes”, agregó.

Por su parte, John explicó que, en 1968, cuando se publicó la encíclica, en varios países del mundo se estaba expandiendo indiscriminadamente el uso de anticonceptivos para evitar embarazos, lo cual causó, entre otras cosas, el aumento de divorcios e infidelidad matrimonial.

Además, subrayó, “a las personas se les trataba como simples objetos de placer, algo similar a lo que ocurre en la actualidad, porque muchas parejas tienen relaciones sexuales, pero utilizan anticonceptivos y eso atenta contra la vida humana”.

En este sentido, los Escárcega revelaron que hoy, como hace 50 años que fue publicada “Humanae Vitae”, tan sólo 30 por ciento de los matrimonios católicos planifican los hijos mediante métodos naturales y 70 por ciento utilizan anticonceptivos, entre ellos los preservativos.

Al respecto Armida, quien trabaja como instructor de planificación familiar en las clínicas católicas Life Choices Women’s Clinic, alertó que es consecuencia de la falta de formación y buena voluntad de las parejas, “porque la Planificación Natural Familiar implica confianza en Dios y confianza en nuestro cuerpo, que es un diseño de Dios”.

Dijeron que la Planificación Natural Familiar tiene como elemento fundamental el amor verdadero, y las características de éste es que es libre, total, fiel y fructífero.

“Esta es la diferencia entre un matrimonio verdadero y el que no lo es”, señaló Armida.

Por su parte John remató al referirse al amor y matrimonio verdaderos: “Por eso el acto conyugal debe tener estos cuatro elementos — libre, total, fiel y fructífero —, por eso el uso de anticonceptivos no es amor verdadero”.

El matrimonio Escárcega explicó que PNF enseña la auténtica comunicación entre pareja, así como las decisiones conjuntas, el autocontrol y el autodominio.

“El amor de pareja debe reflejar el amor de Dios, así que debe ser fiel, total, fructífero y libre”, dijo John.

Paternidad responsable

Los Escárcega también enfatizaron que PNF promueve entre las parejas la paternidad responsable, porque la Iglesia no dicta qué número de hijos debe haber cada matrimonio.

“Cada pareja es libre de decidir cuántos hijos va a tener, pero siempre que sea dentro de un marco de responsabilidad”, dijeron.

Sobre la Planificación Natural Familiar, indicaron que se hace simplemente siguiendo los ritmos naturales de la fertilidad del cuerpo.

El matrimonio Escárcega resaltó que la Iglesia quiere tener matrimonios exitosos y que vivan según el plan de Dios.

“Eso es la Planificación Natural Familiar”, puntualizaron.