Juicio, el Encuentro Final con la Verdad y el Amor

908

Las Cuatro Últimas Realidades — El Juicio

“El Juicio Final”, un fresco por el pintador Italia renacentista Michelangelo Buonarroti (1475–1564) desde 1536 a 1541, aparece en el cielo de la Capilla Sixtina en el Vaticano. Fue comisado por el Papa Clemente VII y fue terminado bajo de Papa Pablo III. (Dominio Publico/WIKIMEDIA COMMONS)

Una imagen bíblica favorita utilizada por los Padres de la Iglesia para describir la fragilidad y complejidad de la vida humana es la de una arcilla de alfarero trabajando. Haciendo cerámica de barro puede ser trabajo tedioso, que requiere mucha dedicación y atención a los detalles.

Nuestras vidas son similares a un terrón de arcilla. Nosotros somos formados por las decisiones que tomamos en la vida. Mientras vivimos, somos arcilla húmeda en la rueca del tiempo. Mientras está todavía húmeda, la arcilla puede ser formada y reformada hasta que se convierte en una hermosa vasija. Sin embargo, una vez que se coloca en el fuego, su forma se fija permanentemente. Así es con cada uno de nosotros. Una vez que morimos y estamos de pie delante de Dios, nuestra forma fundamental, es decir, nuestra opción “para” Él o “contra” Él se fija para siempre. El tiempo para elegir lo bueno o lo malo termina con la muerte porque es el tiempo para el juicio. “Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba, de acuerdo con sus obras buenas o malas, lo que mereció durante su vida mortal” (2 Co 5:10).

Prevalecerá la verdad de Dios

Este es la cuarta de una serie sobre los Cuatros Últimas Realidades.

Cuando hablamos de juicio como la segunda de las Cuatro Últimas Realidades, incluye ambos el Juicio Particular y el Juicio General. El Juicio Particular sucede inmediatamente en el momento de la muerte cuando el alma, ahora separada del cuerpo, se para delante de Dios para dar cuenta de lo bueno que se hizo y por los pecados que se cometió. El Catecismo de la Iglesia Católica describe este juicio como: “Cada hombre, después de morir, recibe en su alma inmortal su retribución eterna en un juicio particular que refiere su vida a Cristo, bien a través de una purificación, bien para entrar inmediatamente en la bienaventuranza del cielo, bien para condenarse inmediatamente para siempre” (CIC 1022).

El Juicio General, por otra parte, se refiere al final de los tiempos, en la venida de Cristo, cuando todo será revelado, y el Juicio Particular de cada alma será ratificado por todos para ver y entender. Aquí otra vez, el Catecismo enseña que “Frente a Cristo, que es la Verdad, será puesta al desnudo definitivamente la verdad de la relación de cada hombre con Dios. El Juicio final revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada uno haya hecho de bien o haya dejado de hacer durante su vida terrena” (CIC 1039). El propósito del Juicio General es revelar cómo lo que vivíamos afectó a los demás; y así llegamos a comprender el significado último de nuestros actos morales.

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

Como se mencionó anteriormente en esta serie, la muerte es real e inevitable. Cuando reflexionamos en juicio como igualmente real e inevitable, llegamos a comprender en profundidad la realidad del pecado y sus consecuencias eternas.

La sociedad secular en que vivimos ha perdido contacto con esa realidad eterna llamado juicio. En el mundo de hoy, el pecado es minimizado o declarado de poca importancia. Muchos buscan comodidad en la creencia conveniente de que la mayoría — si no toda — la gente irá al cielo cuando mueran. Olvidar que habrá que un juicio muestra que estamos perdiendo contacto con las realidades y las consecuencias de nuestras vidas y la razón de nuestra existencia.

El filósofo del siglo XIX, Søren Kierkegaard, ya detectó este síntoma en su tiempo, “El más allá y, con ello, el juicio se ha convertido en una broma, algo tan incierto que uno se divierte en pensar que hubo un tiempo en el que esta idea transformó el conjunto de la existencia humana”. La vida humana sin este juicio de Dios sería incompleta y sin sentido. Si no hubo ningún juicio, ¿qué distinguiría a malhechores de sus víctimas?

Nuestro juicio particular es necesario si nuestras vidas tienen significado y que nuestros sufrimientos no sean en vano. Sin embargo, como increíble ya que es, muy pocas personas seriamente preparan para la muerte y el juicio. Muchos de nosotros, incluso nosotros, los que amamos a Jesús, nos encontramos persiguiendo las cosas que tienden a consumir nuestra vida cotidiana como carrera, dinero, poder y posesiones, dando la muerte y juicio poca atención. Muerte y juicio, sin embargo, son hechos reales; que van a suceder si estamos preparados para ellos o no.

A lo largo de los Evangelios, Jesús urgentemente nos advierte a estar listos para el juicio. Hace esto de muchas maneras, pero sobre todo a través de parábolas, que poderosamente retratan el drama de la vida humana, la necesidad de tomar decisiones y las consecuencias de las decisiones. Nos dicen que todo lo que hacemos en la vida, así como cosas que dejamos deshacer, tienen consecuencias eternas. Las elecciones que hacemos cada día determinen y apuntan a un destino, para que traen bendición o maldición, salvación o condenación.

Al Fin, Todo Tiene que Ver con el Amor

Mientras que el pensamiento de la muerte y el juicio no deben destruir nuestra paz interior o socavar nuestra confianza en Dios, un sentido de urgencia debe animar a nosotros en esforzarse para la salvación. Para prepararse para la muerte, ¿cómo podemos conocer los criterios por los cuales seremos juzgados? A esta importante pregunta, San Juan de la Cruz respondió: “En el crepúsculo de la vida, Dios no nos juzgará sobre nuestras posesiones terrenales y éxitos humanos, pero en la medida de cuanto hemos amado”. Cuando nos encontramos cara a cara con Dios, Él no nos preguntará cuánta riqueza hemos acumulado, cuántos títulos profesionales obtuvimos o cuántas propiedades compramos. Dios le preguntará cuánto nos hemos amado a Él y a otros.

Este importante aspecto del juicio de Dios es mencionado muchas veces en las Sagradas Escrituras pero nunca tan claramente como demostrado como en la parábola de Jesús de las ovejas y los cabritos (Mt 25:31-46). El único criterio por el cual se clasifican las almas es si o no fueron generosos, cariñosos y amables. El detalle interesante acerca de esta parábola es que ambos grupos, los buenos y los malos, fueron sorprendidos por la sentencia que se trató a ellos. Los justos se sorprendieron al oír ellos mismos ser elogiados. Simplemente creían que era importante siempre actuar bondadoso hacia los menos afortunados que ellos. Aquellos que fueron condenados fueron no menos asombrados de su sentencia. Apelan a su conducta “buena”: no habían mentido, asesinado o robado ni habían cometido adulterio. Por lo que saben, siempre habían mantenido todos los mandamientos. Sin embargo, habían descuidado hacer el bien que el amor requiere de ellos. En la presencia de sufrimiento, ellos cruelmente no hicieron nada. Sus pecados no eran de la comisión sino de omisión.

La mayoría de los mandamientos se expresa con “No hagan”. Pero, estos son incluidos y reemplazados en los dos grandes mandamientos de Jesús: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu espíritu, y a tu prójimo como a ti mismo” (Lc 10:27). Estos mandamientos requieren la disposición interior que obliga a acciones externas del amor. En la Parábola de Juicio, podemos ver cómo estos dos mandamientos, estos dos amores, son realmente uno. Jesús deja claro que se expresa el amor a Dios con todo nuestro corazón en amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Por lo tanto, cuando nos esforzamos por amar a nuestro prójimo de esta manera, nos estamos amando a Dios.

Así que, en última instancia, el juicio será simple; al final, todo tiene que ver con el amor. El amor es la única cosa que da sentido a nuestra existencia; el amor es también el fruto de nuestra redención y el amor es el tema en el que todos seremos juzgados. Cuando miramos nuestra vida entera a través del lente de la fe, vemos con claridad por qué Dios nos creó: para amar y ser amado por Él y disfrutar de la felicidad eterna en Su presencia. Cuando vivimos con este enfoque, todo lo demás es secundario al amor. Nada más satisface y nada más lo hará jamás, excepto el amor.

Por lo tanto, el propósito en la vida es buscar de Cristo, que es Amor. Cuando nos entregamos complemente a Él, encontramos que el amor es una Persona. Si vivimos nuestra vida centrada en el amor de Cristo, entonces nuestra actitud antes del juicio de Dios no será de miedo sino de esperanza sostenida por el amor. Como San Pablo nos recuerda, “Mi juez es el Señor” (1 Co 4:4). Santa Teresa de Ávila lo puso de esta manera: “Porque será una fuente inefable de aseguramiento a nosotros a la hora de la muerte para darse cuenta de que vamos a ser juzgados por Aquel a Quien nosotros hemos amado sobre todo lo demás”.

Que nuestras vidas sean tan dedicadas al amor de Cristo que, en nuestro juicio final, podemos oír Sus palabras consoladoras: “Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo” (Mt 24:34).