La fe proclamada y vivida

515
El Arzobispo Óscar Romero recibe una bolsa de frijoles desde fieles después de una Misa afuera de la Parroquia San Antonio Los Ranchos en Chalatenango, El Salvador, en 1979. El arzobispo salvadoreño fue martirizado el 24 de marzo y canonizado como santo por el Papa Francisco el 14 de octubre. (Octavio Duran/CNS)

Cualquier peregrino que llegue ante de la Basílica de San Pedro en Roma inmediatamente siente una sensación de alegría y majestad, ante las inmensas proporciones y calidad excepcional del arte y la arquitectura. Pero el punto central de la Basílica es el Altar de la Confesión, construida sobre la tumba de San Pedro. A lo largo de los siglos, millones de peregrinos se han arrodillado ante la tumba del Apóstol para profesar su fe como Pedro lo hizo por el derramamiento de su sangre en la Colina Vaticana durante la persecución del Emperador Nerón. Allí en el Altar de la Confesión, como muchas generaciones de cristianos, recitamos con fe el Credo de los Apóstoles: “Creo en Dios, Padre Todopoderoso …

La fe escrita en la sangre de los mártires

“Credo” — creo — es la palabra con la cual cada cristiano comienza su profesión de fe. Lo escuchamos a menudo; la mayoría de nosotros lo sabemos de memoria. Cuando recitamos el Credo cada domingo, profesamos y hacemos lo nuestro la fe una, santa, católica y apostólica en que los cristianos de todas las edades han creído. A través del Credo estamos vinculados espiritualmente con una sola línea ininterrumpida que se extiende desde Jesús y los Apóstoles todo el camino hacia adelante a la Iglesia en nuestros días. Es la fe que viene a nosotros a través de dos mil años de fidelidad por parte de Dios y se ha formado por estudios humanos, debates intensos, oración prolongada e incluso violenta persecución y martirio.

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

La fe que profesamos en el Credo es una preciada herencia de que multitudes de mártires a través de las edades estaban dispuestos a sufrir tortura extrema y la muerte en lugar de negar su fe en el Señor. Para estos cristianos, era un asunto de enormes consecuencias. Profesar su fe en Cristo crucificado fue aceptar también las heridas que Él llevaba en Su cuerpo, es decir, compartir Su muerte humillante en la esperanza de compartir también en Su Resurrección gloriosa. Cada profesión era también una promesa de vivir por la enseñanza de Jesús, día a día, sabiendo que tal fidelidad los separaría del mundo. Habiendo recibido el don de conocer y experimentar a Cristo a través de la fe, los mártires fueron convencidos por Su verdad y sobre todo por Su amor; ellos sabían que no podían permanecer en silencio. Martirio es la más alta forma de profesar la fe. Como el Catecismo proclama (2473), “El martirio es el supremo testimonio de la verdad de la fe; designa un testimonio que llega hasta la muerte. El mártir da testimonio de Cristo, muerto y resucitado, al cual está unido por la caridad. Da testimonio de la verdad de la fe y de la doctrina cristiana”.

Sinopsis del Plan amoroso de Dios

La profesión de fe fue tan preciada a los mártires cristianos que optaron por no considerar su bienestar o su propia supervivencia a ser de mayor valor. Para ellos, el Credo no era simplemente una lista de cosas que se supone debemos creer. Es una sinopsis de la historia redentora que narra cómo el plan amoroso de Dios para la humanidad desde la creación a la redención ha sido cumplido y cómo se llega a su consumación definitiva. Por su estructura el Credo nos obliga a ver la fe como parte de un cuadro más grande, parte de los grandes propósitos de Dios.

El Credo nos recuerda quiénes somos como cristianos y lo que defendemos. Además, la experiencia de los mártires, su acto supremo de testimonio de la fe, no es sólo una característica de la Iglesia primitiva pero marca cada período de la historia de la Iglesia, incluyendo nuestro propio. En el último siglo y medio, tal vez incluso más que en los primeros siglos del cristianismo, en todos los continentes, incontables cristianos han demostrado su amor por Cristo al aguantar Númerosas formas de persecución.

Profesar la fe a toda costa

Como los primeros cristianos, nuestros tiempos actuales se caracterizan por una agresiva negación de Dios en el que se reemplazó por riquezas, poder y placeres de este mundo. El mundo prefiere que vivamos por sus estándares más bien que el Evangelio de Jesús. Donde Cristo elogia la mansedumbre y la humildad, el mundo menosprecia la debilidad y ensalza a los poderosos. Donde Cristo anima a luto y dolor por el pecado, el mundo permite pasar el placer y la vanidad. Donde Cristo promete bendiciones a quienes buscan justicia y derecho, el mundo ofrece gratificación en la indulgencia del pecado. Donde Cristo nos invita a perdonar y mostrar misericordia, el mundo busca venganza y retribución. Donde Cristo bendice a los puros de corazón, el mundo se burla de la castidad y pone el hedonismo sexual como un dios falso. En definitiva, el mundo no simplemente rechaza el Evangelio de Cristo, se opone agresivamente a los que no aceptan su secularismo. Por lo tanto, cualquier persona sincera y totalmente comprometida a Cristo encuentra innumerables obstáculos en el camino y enfrenta dificultades constantes que exigen virtudes heróicas para resistir. Estos desafíos nos tientan a ceder, cambiar nuestro estilo de vida y hacer concesiones. Como Jesús nos prometió desde el inicio, la fidelidad a Él supone la Cruz.

Claramente, profesando nuestra fe en Cristo y Su Cuerpo la Iglesia no es sólo una breve ceremonia en el momento del bautismo o en la Misa del domingo. No es algo que hacemos sólo en un servicio litúrgico y luego rápidamente olvidarse de ella. ¡No, de ninguna manera! Profesar el Credo ante el pueblo de Dios es una de las muchas maneras en que defendamos nuestra fe. Se extiende a todas las instancias de nuestra vida; está involucrado todo nuestro ser. Creemos con nuestro corazón, confesar con nuestros labios y luego vivir con integridad el gran don de la fe en Dios uno y trino. En otras palabras, adherirse completamente al Credo resulta en un proceso continuo de transformación y conversión permanente, que cambia y nos renueva en la imagen de Cristo. Nos esforzamos para poner en la mente y el corazón a Cristo en temporada y fuera de temporada.

A pesar de los muchos obstáculos que enfrentamos hoy en profesar y vivir nuestra fe, nunca hay que olvidar dos verdades importantes: En primer lugar, Jesús es el Señor de todo, porque Dios “puso todas las cosas bajo Sus pies y lo constituyó, por encima de todo” (Ef 1:22); y en segundo lugar, Dios es fiel y estará siempre con nosotros, hasta el final de los tiempos (cf. Mt 28:18ff).