GILBERT — Durante la realización de la 2a. Cena-Gala Pro-vida organizada por la Diócesis de Phoenix, a través de la Oficina de Apoyo al Liderazgo Parroquial Hispano, católicos del Valle del Sol renovaron su compromiso para defender la vida, el matrimonio y la familia, ante ataques provenientes de diversas corrientes que promueven el aborto, el matrimonio entre parejas del mismo sexo, el divorcio y la adopción de niños por parte de homosexuales.
la Diócesis de Phoenix están sintiendo la sensación de soledad o encontrando relaciones significativas, y no se sienten bienvenidos por la Iglesia, según datos recolectados de una encuesta presentada en el V Encuentro diocesano / Quinto Encuentro.
Marcos el evangelista relata una historia acerca de un hombre ciego llamado Bartimeo curado por Jesús a causa de su fe profesada.
Miles de Católicos se reunieron en el Centro de Convenciones de Phoenix el 23 de octubre para la cuadragésima Celebración del Rosario de Arizona en un espectáculo de color, música y oración en honor a Nuestra Señora de Fátima durante el centenario de su aparición a tres niños pequeños.
TEMPE — Vestido como un sacerdote, específicamente un sacerdote italiano del siglo 16, San Felipe Neri, Elías, del cuarto grado, dijo que ha deseado ser sacerdote desde muy joven.
“Haced lo que él os diga” (Juan 2:5). Estas palabras de la Madre de Dios en la Fiesta de la Boda de Caná son como un faro luminoso que señala el camino de nuestra felicidad y el Corazón de Cristo.
La Misa solemne de consagración de la Diócesis de Phoenix al Inmaculado Corazón de María fue en inglés; sin embargo, durante su homilía el Obispo Olmsted habló primero en español, y comenzó agradeciendo a todos su asistencia a tan importante acto religioso, recordando que el 13 de octubre de 1917 la Virgen María se apareció por sexta vez a tres niños, a los que les dijo que rezar el Rosario, es un arma eficaz para lograr la paz del mundo y la conversión de los pecadores.
Los tres niños — todos 12 o 13 años cuando serán canonizados el 15 de octubre en el Vaticano. Los dos últimos tenían 12 o 13 años cuando fallecieron en 1529.
Obispo Olmsted quiere "muchos más misioneros discípulos y personas de cualquier edad y cultura que conocen a Jesucristo y lo aman y por lo tanto, invitan a otros a seguirlo”.