¡Despierten al mundo! — Hna. Balbina Retama Pérez, MCSTNJ

SDC11113[dropcap]C[/dropcap]omo ya sabemos, el 2015 fue proclamado por Su Santidad Francisco como Año de la Vida Consagrada.

Por tal motivo, The Catholic Sun presenta cada mes una o más historias de hombres y mujeres que decidieron consagrarse en cuerpo y alma a Dios a través de la vida religiosa, mediante los votos de pobreza, castidad y obediencia imitando fielemente a Jesucristo.

Son historias sumamente interesantes presentadas en artículos sencillos mediante preguntas y respuestas, producto de entrevistas a monjas, sacerdotes y hermanos pertenencientes a diferentes congregaciones religiosas, y que sirven en varias parroquias, instituciones educativas y otras dependencias de la Diócesis de Phoenix.

En esta ocasión presentamos la vida y testimonio de la Hermana Balbina Retama Pérez, miembro de la orden religiosa Misioneras Carmelitas de Santa Teresa del Niño Jesús, conocida por sus siglas como MCSTNJ.

La Madre Balbina es originaria de Puebla, México y tiene 35 años de edad; a los 18 años ingresó al convento, a los 21 hizo sus primeros votos y a los 29 se consagró a Dios de manera definitiva mediante la profesión perpetua de pobreza, castidad y obediencia.

[quote_box_right]YCL logo spanish

Misioneras Carmelitas de Santa Teresa del Niño Jesús

Fundada: Oaxaca, 1940

Fundadores: Padre Bernardo de Santa María, de la Orden de las Carmelitas Descalzas y Madre María Teresa del Divino Corazón

Casa General: Puebla, Puebla

Superior de la Congregación: Madre Virginia López Cordero

No. de miembros: 100 monjas consagradas, novicias, postulantes y aspirantes

Sirviendo en la Diócesis de Phoenix: Tres religiosas sirviendo en las parroquias Santa Ana, de Gilbert y San Daniel, de Scottsdale

[/quote_box_right]

¿Cuándo y cómo sintió por vez primera el llamado de Dios a la vida religiosa?.

Hna. Balbina: Recuerdo que a los 15 años me hice catequista; en ese tiempo unas religiosas fueron al pueblo a darnos clases y nos hablaron de la vida religiosa, desde entonces me llamó fuertemente la atención y sentí la inclinación a servirle al Señor.

¿Cuál es su más grande satisfacción como religiosa?

Hna. Balbina: Andar el camino de la fe junto con la gente, pero bendecida por la vida consagrada.

¿Qué es lo que hace en la Parroquia de Santa Ana?

Hna. Balbina:Aunque el título que me de la Parroquia de Santa Ana es como coordinadora de la catequesis familiar, el apostolado en realidad abarca el acompañamiento a los ministerios hispanos y la organización y motivación en las celebraciones  litúrgicas en español.

¿Qué mensaje les manda a las jóvenes que tal vez están sintiendo el mismo llamado?

Hna. Balbina: Que no tengan miedo, que se arriesguen, nada tienen que perder. Busquen su verdadera felicidad, ésta no está en lo material ni el los placeres del cuerpo.

— Por Leo Hernández