Saluda al P. Vinhson Nguyen: Oración, fraternidad espiritual allana el camino al sacerdocio

1144
El P. Vinhson Nguyen ofrece uno de sus primer bendiciones a su familia después de su Misa ordenación en la Parroquia San Andrés Apóstol en Chandler el 16 de junio. (Billy Hardiman/CATHOLIC SUN)

Lo que un niño del Este del Valle soñó una vez con lo que quería ser cuando creció, ahora es una realidad. Eso no quiere decir que su camino al sacerdocio fue directo.

El P. Vinhson Nguyen dijo una vez que quería ser sacerdote, al igual que otros niños soñaban con convertirse en astronautas y bomberos. La vida diaria pone esos pensamientos en un segundo plano. Aun así, su padre, su hermano mayor y su hermana mayor — su madre falleció cuando el futuro sacerdote tenía 3 años — lo ayudaron a mantener a Cristo en el centro de su vida, incluida la formación en la fe y el ministerio juvenil en la Parroquia Santa Ana en Gilbert.

El Obispo Thomas J. Olmsted impone us manos al Diácono Vinhson Nguyen, ordenándolo al sacerdocio. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

Fue en algún momento cuando cursaba la universidad que el P. Nguyen dijo que comenzó a tomarse las cosas más en serio, incluida su fe. El ex estudiante de la Universidad de Arizona y la Universidad Estatal de Arizona finalmente se encontró aprovechando la Adoración y la Misa diarias. Durante el tiempo que el P. Robert Clements estaba en la Parroquia Santa María en Chandler, este lo ayudó a darse cuenta de lo que significa amar la Misa.

“Debido a eso, mi relación con Cristo creció. Me di cuenta que Cristo tenía un plan para mí”, el P. Nguyen le dijo a El Sol Católico unas cuatro horas después de haberse configurado con Cristo, el sumo sacerdote, durante su Misa de Ordenación.

“Él tiene un plan para todos nosotros. Y una vez que me di cuenta, comencé a moverme en esa dirección”, agregó.

El P. Nguyen también atribuyó la fraternidad entre los seminaristas al nutrir su vocación. Esas relaciones no solo reflejaban la esperanza por el futuro de la Iglesia, sino que lo motivaban a ser una mejor persona, sacerdote y hermano.

El Obispo Thomas J. Olmsted abrace el P. Vinhson Nguyen momentos después de ordenarlo al sacerdocio en la Parroquia San Andrés Apóstol en Chandler el 16 de junio. (Jesús Valencia/CATHOLIC SUN)

Para el P. Nguyen, esa fraternidad es un poco más universal. El vicario parroquial entrante de la Parroquia San Daniel el Profeta en Scottsdale, estudió en el Pontificio Colegio Josephinum, en Ohio, y luego estuvo cuatro años en el Pontificio Colegio Norteamericano, en Roma, donde se encontraba en una clase de seminaristas de aproximadamente dos docenas de otras diócesis y arquidiócesis. Incluso, asistió a la Ordenación de un compañero de clase escocés en Roma.

Trajo rosarios de dedos bendecidos por el Papa Francisco a su regreso a la Diócesis de Phoenix, y se los ofreció a aquellos que recibieron una primera bendición, incluyendo un gran salón repleto de niños y jóvenes de todas las edades, durante un almuerzo especial de vocaciones posteriores a la ordenación.

El P. Vinhson Nguyen concelebra la Eucaristía por el primer vez en la Parroquia San Andrés Apóstol en Chandler el 16 de junio. (Ambria Hammel/CATHOLIC SUN)

El sacerdote recién investido estaba ansioso por celebrar la Misa y escuchar la Confesión porque, ese sacramento fue de gran ayuda en su discernimiento. También, varios santos ayudaron en el camino.

“San José fue mi número uno por un tiempo”, dijo el P. Nguyen, particularmente durante el seminario. “San José siempre ha sido un muy buen ejemplo de lo que significa ser un padre espiritual “.

Su hermana le transmitió el amor de Santa Filomena, una santa del siglo III a la que le rezó también San Juan Vianney, patrono de los sacerdotes.