Sagrado Corazón en Prescott, parroquia más antigua de diócesis, dedica espacio restaurado

678

This slideshow requires JavaScript.

Una multitud de alrededor de 500 personas esperaron afuera de la Parroquia del Sagrado Corazón, en Prescott, el pasado 4 de noviembre a las 5 p.m. para la re-dedicación de su iglesia. A pesar del aire fresco otoñal y frío de la caída, algunos habían estado esperando afuera durante casi una hora la oportunidad de ingresar al recinto de adoración que no habían visto desde la Pascua.

“Decidimos volver a dedicar la iglesia porque todo su interior es prácticamente nuevo”, dijo el P. Kieran Kleczewski, maestro de ceremonias y director de la Oficina de Culto y Liturgia de la Diócesis de Phoenix.

El P. Rosendo Urrabazo, el provincial de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María — o los Claretianos — en los Estados Unidos, dirige a fieles de la Parroquia Sagrado Corazón en Prescott, durante la conclusión de la Misa de re-dedicación para la iglesia renovada el 4 de noviembre. Los Claretianos sirven en la parroquia. (Cortesía de Nancy Wiechec Photography)

Explicó la ceremonia de re-dedicación a los congregantes que esperaban, comparando la dedicación de una iglesia a una persona que ingresa a la Iglesia y recibe el Bautismo, la Confirmación y la sagrada Comunión.

El Obispo Thomas J. Olmsted luego llevó a los feligreses e invitados al espacio oscuro, donde vieron un piso recientemente renovado, bancas nuevas, así como nuevos vitrales y paredes. Algunas paredes fueron renovadas y otras retiradas para alegrar el recinto de Adoración.

Durante la construcción, los miembros de la parroquia más antigua de la Diócesis de Phoenix habían estado celebrando las Misas en el gimnasio de la escuela de al lado, donde podían ver el progreso, pero no ingresar a su iglesia.

“Todo el trabajo, todos los sacrificios que se han llevado a cabo durante los últimos siete meses, pero mucho antes, también, han servido para hacer de este lugar uno que sea verdaderamente una casa de oración”, dijo el Obispo Olmsted.

Durante la Misa de dos horas y media, el obispo roció agua bendita e incensó el altar, los muros de la iglesia y a la congregación; también bendijo el altar de mármol, lo incensó y lo frotó con aceites sagrados. Las luces se encendieron entonces, iluminando el lugar.

Fieles aclaman mientras el Obispo Thomas J. Olmsted levanta las llaves de la iglesia renovada de la Parroquia Sagrado Corazón en Prescott el 4 de noviembre. (Cortesía de Nancy Wiechec Photography)
Este vitral en la iglesia renovada de la Parroquia Sagrado Corazón en Prescott representa el patrón de la parroquia — el Sagrado Corazón de Jesús. (Cortesía de Nancy Wiechec Photography)

“Nada es imposible para Dios”, dijo el P. Irudayaraj “Raj” Britto, CMF, párroco del Sagrado Corazón. “Desde el primer día, siempre vi todo este proyecto como un proyecto de Dios y estamos aquí como Sus siervos para hacer Su voluntad. La fe está dando el primer paso incluso cuando no ves toda la escalera”.

El P. Darrin Merlino, CMF, ex párroco del Sagrado Corazón que inició la renovación, dijo que el trabajo salió “incluso mejor” de lo que esperaba. Indicó que el retablo, o la pared detrás del altar, era uno de los artículos que le gustaban, así como el nuevo altar de mármol y el ambón.

“Me sorprendió lo bueno que salió”, dijo. “El altar se veía bien en las fotos, pero cuando lo ves en vivo, se ve mucho más hermoso”.

El P. Merlino señaló que el bautisterio estaba hecho a medida para la iglesia con cuatro imágenes a los lados: el arca de Noé, la separación del Mar Rojo, el Bautismo de Jesús y la perforación de Su corazón.

“Esos son los cuatro símbolos que están en el rito bautismal que están en el bautisterio en sí”, dijo el P. Merlino. “Las fuentes de agua bendita son una réplica de las fuentes de agua bendita de la antigua iglesia. Tomamos fotos, las enviamos a Italia y las copiaron perfectamente”.

Fieles de la Parroquia Sagrado Corazón en Prescott celebran en una recepción después de la re-dedicación de su iglesia renovada el 4 de noviembre. (Cortesía de Nancy Wiechec Photography)

La iglesia llena a su nueva capacidad para 780 personas, ahora es un poco más pequeña por una cabina de sonido construida. Lo que los feligreses probablemente apreciarán más adelante sobre el proyecto de $3 millones es una nueva unidad de calefacción y aire acondicionado, nuevas escaleras y un nuevo elevador. El techo también fue reemplazado por un nuevo metal acústico ligero.

“El sonido es agradable y tranquilo. La iluminación es mucho mejor: tiene una sensación más fresca y brillante”, resaltó el P. Merlino. “Abrimos las paredes, por lo que es más ligero”.

“Es increíble”, dijo la parroquiana de 30 años Lilly Miley sobre la renovación. “Me sentí como si estuviera en el Cielo, si así es como es el Cielo. Y para verlo lleno de gente. Es la apertura que amo, y todos trabajamos juntos”.

El esposo de Miley, Doug, es el artista local que pinta las nuevas estaciones de la cruz, que planea completar en Pascua.

El gerente del proyecto, Greg Watts, dijo que fue el Espíritu Santo quien realmente dirigió el proyecto.

“No podríamos hacerlo sin Dios detrás de nosotros”, expresó Watts. “Piensas en los colores y todo, y eso fue difícil, pero todo se conjugó”.