La determinación de un misionero: San Junípero Serra

0
A mural by Frank A. Martinez greets people entering the Cathedral of Our Lady of the Angels in Los Angeles, Calif. The rendering depicts figures from early 18th-century California, including Blessed Junipero Serra (right) and native people building the missions and harvesting crops. The central figure at top is Mary. (CNS photo/Nancy Wiechec)
Una parte de un mural de Frank A. Martinez que representa a Beato Junípero Serra saluda a la gente en el entrado de la Catedral de Nuestra Señora de Ángeles en Los Ángeles. (Nancy Wiechec/CNS)

[dropcap]E[/dropcap]n septiembre de 1772 AD, Fray Junípero Serra volvió a San Diego, agotado en cuerpo y espíritu. Había caminado por tres semanas, viajando desde el norte de California hasta la primera misión que había fundado. A pesar de su habitual disposición optimista, estaba agotado por la escasez de alimentos, agobiado por el dolor agudo desde la incurable herida en su pierna y sobre todo enredado en un conflicto acalorado con Pedro Fages, el virrey de la provincia de Las Californias de Nueva España.

‘En su país’
The Most Rev. Thomas J. Olmsted is the bishop of the Diocese of Phoenix. He was installed as the fourth bishop of Phoenix on Dec. 20, 2003, and is the spiritual leader of the diocese's Catholics.
El Obispo Thomas J. Olmsted es el obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuarto obispo de Phoenix el 20 de diciembre, 2003, y es el lider espiritual de los Católicos de la diócesis.

Aunque se regocijaba al ver a los muchos conversos entre los indios de Kumeyaay de la zona de San Diego, la incertidumbre del esfuerzo misionero entero estaba colgado precariamente en el equilibrio. Grave escasez de alimentos y enfermedades peligrosas para la vida habían perseguido a los misioneros y los indios, pero éstos no eran su mayor problema. Lo que amenazaba la iniciativa, lo que constituyó el mayor obstáculo para los misioneros era el comportamiento inmoral de los soldados españoles y el comandante militar, el Teniente Pedro Fages, que hacía muy poco para corregir estos abusos. De hecho, las tensiones se tornaron tan intensas entre el Teniente Fages y Padre Serra que, a pesar de que residían a solamente algunas cientos yardas de distancia en San Diego, recurrieron a la comunicación mediante mensajes escritos. Esto tuvo el resultado feliz de dejar documentación que nos da hoy una idea de por qué el Papa Francisco decidió a canonizar al Beato Junípero Serra durante su visita pastoral a los Estados Unidos.

El 2 de octubre de 1772, el Padre Serra escribió: incluso si no había comida disponible para los “nuevos cristianos”, “al menos están en su propio país.” En la mente del Teniente Fages, California había sido reclamada por España; ahora era su país. Pero el Padre Serra tenía una opinión contraria. California pertenecía a los nativos, no a España. Los españoles podrían llegar a esta nueva tierra, explorarla y llevar el Evangelio de Cristo; sin embargo, llegaron como invitados, no como conquistadores.

Aprovechar el día

Mientras que las exigencias del Padre Serra de justicia continuaban cayendo en oídos sordos, decidió que era necesario hacer algo más drástico. Entonces, después de consultar con sus hermanos Franciscanos y ofrecer la Misa para “pedir a Dios la dirección divina en cuanto a lo que podría ser Su voluntad”, decidió él mismo viajar a la Ciudad de México para abogar por su caso ante el nuevo Virrey nombrado por la corona española. Tenía que aprovechar el día. El éxito o fracaso de los esfuerzos misioneros de California quedando colgando en el equilibrio.

El difícil viaje a la Ciudad de México casi le costó la vida a este frágil, ahora de 60 años de edad, padre protector de los indios de la costa de California. Recibió la extremaunción más de una vez durante el viaje, pasó dos meses convaleciente en Querétaro, México de lo que fue probablemente la malaria y sufría constantemente de la herida abierta en su pierna. Pero con la ayuda protectora de Dios, finalmente llegó a la Ciudad de México, y en marzo de 1773, se reunió con el representante en el Nuevo Mundo del Rey Carlos III de España, Antonio María de Bucareli y Ursua. El Virrey Bucareli escuchó pacientemente mientras que el misionero ferviente presentó cartas de su compañero misionero Fray Luis Jayme, del Sargento Mariano Carillo y del Cabo Miguel Periquez, con todos relatando un torrente de escandalosos abusos cometidos por soldados contra los pueblos nativos, que incluían la violación de mujeres, obligando a hombres a trabajar en las minas de sal sin alimentos, y otros delitos graves por los cuales nadie fue llevado ante la justicia.

Convencido de la honestidad, integridad y amor pastoral del Padre Serra por los indios, el virrey le pidió que pusiera por escrito su informe y sus consejos prácticos. En una semana, el líder pastoral de las misiones de California terminó su “Representación” de 32 puntos, tan minuciosa y bien articulada que ha sido llamada la fundación de “el primer cuerpo significativo de leyes para gobernar la antigua California”.

En nuestros días, la controversia todavía rodea el tratamiento de los indios americanos durante el período colonial y misionero de la historia de nuestra nación.

Serios abusos y graves injusticias ciertamente fueron perpetrados contra los pueblos indígenas; es importante que la verdad sea dicha y que los responsables sean identificados. Sin embargo, a nadie sirve culpar a todos los que vinieron al Nuevo Mundo e interactuaron con la población indígena nativa. De hecho, muchos de los que vinieron eran justos en su conducta y algunos hicieron heroicos esfuerzos para defender a los indios. En este sentido, el Arzobispo José Gómez de Los Ángeles dijo a principios de este año en Roma (2 de mayo de 2015): “En mi propio estudio y reflexión, he llegado a la conclusión de que el Padre Serra debería ser recordado como uno de los grandes pioneros de los derechos humanos en las Américas. En mi opinión, sus escritos y su ejemplo deben estudiarse junto con los de los grandes frailes Dominicos, Bartolomé de Las Casas y Antonio de Montesinos. … [En] el corazón de todo lo que Padre Serra trató de lograr cada día era su convicción de que los pueblos indígenas del Nuevo Mundo eran hijos de Dios, creados a Su imagen y dotados de los derechos dados por Dios que deben ser promovidos y defendidos”.

Discípulos Misioneros

Junípero Serra será el primer santo canonizado en la tierra estadounidense. El deseo del Papa Francisco de canonizarlo durante su visita pastoral a los Estados Unidos, dice mucho sobre su interés personal y profundo aprecio de la virtud heroica de este gran misionero franciscano, y de la necesidad de que los discípulos misioneros de hoy a sigan sus pasos.

El Santo Padre entiende las raíces Cristianas de América y el papel importante que la población hispana tiene en los Estados Unidos hoy. Él también se preocupa profundamente por los nativos que todavía viven en los Estados Unidos, a quienes el Padre Serra comprometió todo su corazón y fuerza por su amor a Jesús.

En una de sus cartas el Beato Serra escribió: “Cada uno de nosotros [los misioneros] vinimos aquí para el propósito único de hacer bien a [los indios] y para su salvación eterna, y estoy seguro de que todo el mundo sabe que los amamos”. Él sabía que sólo tendría éxito en la medida en que los amara como su padre espiritual. Con la gracia de Dios, eso es lo que hizo y por lo cual hoy lo honramos y tratamos de seguir su ejemplo inspirador: es decir, no sólo a ser seguidores de Cristo sino también a ser sus discípulos misioneros.

LEAVE A REPLY