Libertad con la ayuda de oración: Devoción del Primer Sábado

El Papa Francisco conduce una vigilia en la Capilla de las Apariciones en el Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Portugal el 12 de mayo. El Papa estaba haciendo una visita de dos días a Fátima para conmemorar el centenario de las apariciones marianas y canonizar dos de Los jóvenes videntes. (Paul Haring/CNS)

¿Se puede cambiar la dirección de la historia por medio de la oración? ¿Se puede prevenir la aniquilación nuclear por medio de la oración y los actos de penitencia? ¿Puede aumentar nuestra libertad por medio de la oración y penitencia? “Sí, sí y sí”. El Cardenal Joseph Ratzinger (ahora el Papa Emérito Benedicto XVI), el 26 de junio de 2000, en referencia específicamente a la petición de nuestra Señora de Fátima para rezar y hacer penitencia “para salvar las almas”, escribió: “El futuro no está determinado de un modo inmutable, y la imagen que los niños vieron, no es una película anticipada del futuro, de la cual nada podría cambiarse. Toda la visión tiene lugar en realidad sólo para llamar la atención sobre la libertad y para dirigirla en una dirección positiva”.

Protagonistas poco probables de la libertad y la paz

Nuestra Señora de Fátima

Esta es la primera de una serie de seis partes de reflexiones del Obispo Thomas J. Olmsted sobre Nuestra Señora de Fátima.

Cuando yo tenía la edad de los tres niños de Fátima, la Hna. Verónica explicó a mi clase de catecismo sobre el arma de Dios para la paz: el Rosario. Entonces, invitó a cada uno de nosotros a tomar esta arma y utilizarla todos los días. Acepté su invitación y he sido bendecido de muchas maneras a causa de esto.

Hace un siglo, mientras que la Primera Guerra Mundial continuó su destrucción en toda Europa, el Papa Benedicto XV, después de hacer múltiples súplicas por la paz que no fueron escuchadas, pidió una novena a la Madre de Dios. Como muchos de los fieles fueron prestando atención a la citación del difunto Santo Padre a la oración, en el octavo día de la novena, el 13 de mayo de 1917, Dios envió a Nuestra Señora de Fátima a tres niños en un área remota de Portugal y los llamó para ser protagonistas de la paz en el mundo, pidiendo a los fieles a orar y hacer penitencia por esta intención.

La mayor de los niños, Lucía, describió la aparición de la siguiente manera, “una Señora, vestida toda de blanco, más brillante que el sol, irradiando una luz más clara e intensa que un vaso de cristal, lleno de agua cristalina, atravesado por los rayos del sol más ardiente”. María dijo a los niños, “No tengáis miedo. No os voy a hacer daño. … Soy del Cielo”. Entonces, justo antes de levantarse y desaparecer en el cielo, ella les confió con la misión de rezar el Rosario todos los días para obtener la paz para el mundo, el fin de la guerra, la reparación de los pecados y la conversión de Rusia.

‘Librar la guerra bien’
El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

El Señor elige a personas poco probables para llevar a cabo sus diseños. San Pablo era muy consciente de este hecho. De su propio llamado de Dios, él escribió (1 Tim 1:13ff) “A pesar de mis blasfemias, persecuciones e insolencias anteriores. Pero fui tratado con misericordia, porque … Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores, y yo soy el peor de ellos. Si encontré misericordia, fue para que Jesucristo demostrara en mí toda su paciencia, poniéndome como ejemplo de los que van a creer en Él para alcanzar la Vida eterna”.

Pablo exhortó a Timoteo, aunque era muy joven, a que no dudara de que Dios es quien lo llamó para ser un sucesor de los apóstoles. Él escribió (1 Tim 1:18f, 4:12), “Hijo mío, te hago esta recomendación, … que luches valientemente, conservando la fe y la buena conciencia. … Que nadie menosprecie tu juventud: por el contrario, trata de ser un modelo para los que creen, en la conversación, en la conducta, en el amor, en la fe, en la pureza de vida”.

Durante la tercera de sus seis apariciones a los niños, Nuestra Señora de Fátima les pidió que promovieran la devoción de los Cinco Primeros Sábados para ayudar a las personas a liberarse del pecado, para acercarse a Jesús y hacer reparación por los males de la blasfemia y la ingratitud. Esta devoción es un arma eficaz para librar una guerra contra las fuerzas del maligno.

Devoción del Primer Sábado: Formación para la libertad

María recomendó a los niños de Fátima (y a nosotros) la práctica de la Devoción del Primer Sábado, hecha durante cinco meses sucesivos, una devoción encaminada a ganar la batalla espiritual contra el acusador y el padre de las mentiras (los nombres favoritos de Jesús para el diablo). Esta devoción consiste en las siguientes cuatro prácticas: 1. el Sacramento de la confesión, 2. digna recepción de la Sagrada Comunión, 3. cinco décadas del Rosario y 4. quince minutos mantener compañía con Jesús y María.

La Devoción del Primer Sábado estimula el espíritu de reparación. Alimenta nuestro amor a la Santísima Virgen María y el Rosario. Aumenta el aprecio de los sacramentos de la confesión y la Eucaristía. En un mundo plagado de blasfemia, indiferencia religiosa y esclavitud de las adicciones a las drogas y la pornografía, la devoción del Primer Sábado es un medio excelente para mantenernos en el estado de gracia al mismo tiempo librando batallas espirituales diarias y dando testimonio del amor redentor de Dios.

Cuando confesamos nuestros pecados y recibimos a Nuestro Señor en la Sagrada Comunión, cuando rezamos el Rosario y pasamos tiempo en la presencia de Jesús y María, crecemos en libertad de egoísmo y nos hace más libres para adorar a Dios y amar al prójimo. Entonces, experimentamos el cumplimiento de la profecía de Zacarías (Lucas 1: 70ff), “según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian. … Para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días”.

Mientras luchamos contra constantes ataques por el maligno, miramos con esperanza al sufrimiento y la muerte salvífica de Jesús y encontramos ayuda lista en la intercesión de Su Madre amada. La Devoción del Primer Sábado, hecha cinco meses en sucesión, es una manera maravillosa propuesta por Nuestra Señora de Fátima para viajar con más confianza a lo largo de la ruta de la libertad que Cristo nos ganó en la Cruz. Les invito a usted y a su familia a acompañarme en esta peregrinación espiritual.