El discipulado: Conversión constante en nuestro camino de fe

0
799
“La Conversión de San Agustín” por Fray Angélico (entre 1395-1455), pintado en algún momento entre 1430 y 1435, representa la conversión del santo — sentado bajo una higuera en el jardín de su amigo Milano Alype, Agustín es golpeado por una manifestación divina. (Dominio público/Wikimedia Commons)

Segundo de una serie

Amistad con Jesús no comienza con la iniciativa humana. Comienza con Él. “Antes de formarte en el vientre materno, yo te conocía”, nos dice (Cf. Jeremías 1:5), “antes de que salieras del seno, yo te había consagrado”. Su plan para nuestras vidas y Su gracia respaldan todo lo que somos y todo lo que hacemos. Su Providencia va delante de nosotros y Su misericordia sigue detrás. Sin embargo, respeta nuestra libertad, nunca nos obliga a aceptar cualquier parte de Su plan. Si rechazamos Su enseñanza, incluso si es tan fundamental como la Eucaristía, Él nos deja marchar como lo hizo la gran multitud junto al mar de Galilea. Somos libres de marcharnos, pero Él anhela que nosotros vengamos a nuestros sentidos y volvamos a Él. Nunca estamos fuera del alcance de Su misericordia.

El dolorosamente lento camino de la conversión

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

Cuando aceptamos la invitación de Jesús, “Síganme” (Mateo 4:19, Marcos 1:17), Él nos conduce por un camino que nos cambia, alterando no sólo nuestro pensamiento, sino también nuestro razonamiento y deseos. Descubrimos, como seguimos nuestro Maestro, que aleja el egoísmo y adoptar la mente de Cristo puede ser dolorosamente lento. La conversión que Dios quiere para nosotros no es sólo un ajuste menor en la vida, no sólo para eliminar un mal hábito. Cuando Jesús nos llama al discipulado, Él está pidiendo algo mucho más grande, es decir, a adoptar Su forma de pensar, actuar, amar y vivir. Él quiere transformarnos en otros Cristos.

Por lo tanto, la conversión no es un evento de “una vez y ya has terminado”. Aunque es verdad que todas las personas han sido salvadas por el sacrificio de Jesús en la Cruz, no todo el mundo ha aceptado Su gracia salvadora. La disposición de nosotros Sus discípulos a rendirse ante el fuego de Su amor con frecuencia se mueve a paso de tortuga.

Como volamos al Señor de refugio, deseamos, si fuera posible, “despojarse del hombre viejo y revestirse del hombre nuevo” (Efesios 4:22ffColosenses 3:9f), y ser perfectos en santidad en un instante y no tropezar a lo largo de la ruta más lenta y humillante de la conversión continua. Pero, con razón, Jesús nos enseñó a pedir “pan de cada día” de nuestro Padre celestial y a decir, incluso más a menudo, “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. Por designio de Dios, las virtudes se forjaron un día a la vez, y también amistades, incluso con el mejor Amigo de todos.

Liberado por la palabra de Dios

La conversión de San Agustín tomó años para suceder. Comenzó con las lágrimas y oraciones de su madre Santa Mónica, que nunca dejó de pedir a Dios la conversión de su hijo brillante pero rebelde. La predicación de San Ambrosio, obispo de Milán, se rompió a través de la espesura de racionalizaciones que Agustín tontamente había plantado alrededor de su corazón. No importa que tan tercamente apoderó el falso razonamiento que apuntaló su orgullo, las palabras de Ambrosio, y sobre todo su virtud, empezaron a hacer grietas en la armadura que Agustín había construido alrededor de su alma.

Llegó el día, finalmente, cuando la palabra de Dios, como una espada de doble filo, reveló las falsedades a las que se aferraba y brilló la luz de la verdad en los oscuros recovecos de su alma. La voz de un niño que dijo: “Toma y lee”, conmovió a Agustín a buscar la verdad en las Sagradas Escrituras. Una vez que había probado la verdad, su alma tenía sed de más y más. Había descubierto que un cambio de corazón y mente debían estar preparados por la lectura orante de la Palabra de Dios.

Cuando Agustín reflexionó en su conversión, años más tarde, parecía como si hubiera despertado de un largo letargo; finalmente viene a sus sentidos, descubrió el esplendor de la verdad como algo mucho más brillante que había imaginado.

Otro gran converso, San Pablo Apóstol escribió (Romanos 13:11f), “Ya es hora de despertarse, porque la salvación está ahora más cerca de nosotros que cuando abrazamos la fe. La noche está muy avanzada y se acerca el día. Abandonemos las obras propias de la noche y vistámonos con la armadura de la luz”.

La locura de la Cruz

La grandeza del amor de Jesús se revela por la debilidad que humildemente abrazó en Su Encarnación y la muerte vergonzosa que soportó en la Cruz. El Todopoderoso Hijo de Dios revela el amor de Su Padre por medio de vaciarse de gloria. Él fueconcebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado”.

No debe sorprendernos, entonces, que los criterios que utiliza el Señor en llamar a Sus discípulos también contradice las normas del mundo. Como San Pablo escribe (1 Corintios 1:27ff), “Dios eligió lo que el mundo tiene por necio, para confundir a los sabios; lo que el mundo tiene por débil, para confundir a los fuertes; lo que es vil y despreciable y lo que no vale nada, para aniquilar a lo que vale. Así, nadie podrá gloriarse delante de Dios”.

El camino contínuo de conversión que Jesús lleva a Sus elegidos sigue un patrón similar. Para crecer en la santidad, tenemos que reconocer nuestra pecaminosidad. Para caminar a la luz de Cristo, tenemos que confesar la oscuridad en nuestros propios corazones; para renovarse en Su misericordia, debemos decir con toda honestidad, “Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra tuya bastará para sanarme”. El camino a la santidad de los discípulos de Jesús es las Bienaventuranzas, porque de verdad, (Mateo 5:3), “Felices los que tienen alma de pobres, porque a ellos les pertenece el Reino de los Cielos”.