Rodeados por Ángeles, incluyendo los caídos

0
923

Primera de una Serie

“Le Grand Saint Michel” pintado en 1518 el pintor del Renacimiento Rafael (1483-1520) representa a San Miguel Arcángel derrotando a Satanás. (Dominio Público/WIKIMEDIA COMMONS)

Caminamos rodeados de ángeles. No estamos solos, mientras transitamos por la vida; estos espíritus, creados por Dios, nos rodean en todo momento, aunque no podemos verlos porque son espíritus puros sin cuerpo.

Sí, andamos rodeados de ángeles: pero algunos de ellos son caídos. Nuestros Ángeles de la Guarda son enviados por Dios para iluminar y proteger a nuestro camino; pero otros son enviados por Satanás para tentar y probarnos a nosotros, tratando de llevarnos por mal camino. Esto significa que nuestra vida en la tierra es una guerra espiritual constante. Nos exhorta San Pedro (1 Pe 5:8-9) “Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanlo firmes en la fe”.

El Reverendísimo Thomas J. Olmsted es le obispo de la Diócesis de Phoenix. Fue instalado como el cuatro obispo de Phoenix el 20 de diciembre de 2003, y es el líder espiritual de los 1,1 millones católicos en la diócesis.

Conozca a su oponente

Los demonios son ángeles caídos que se rebelaron contra Dios. Negarse a servir a su Creador, odian toda su creación, especialmente a los seres humanos como tú y yo. Por lo tanto, constantemente tratan de engañarnos a nosotros para llevarnos lejos de Dios y hacernos sus esclavos a través de sus tentaciones y nuestra naturaleza pecaminosa.

Algunos equivocadamente piensan que Satanás y los ángeles caídos no existen; que son figuras míticas creadas por mentes temerosas y no iluminadas; pero ese no es el caso. El Catecismo de la Iglesia Católica proclama (391): “Detrás de la elección desobediente de nuestros primeros padres se halla una voz seductora, opuesta a Dios que, por envidia, los hace caer en la muerte. La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído, llamado Satán o diablo. La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios. ‘El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos’”.

El Catecismo sigue: “La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquel a quien Jesús llama ‘homicida desde el principio’ y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre. ‘El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo’. La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios” (394).

Tú y yo estamos comprometidos en una batalla espiritual, que continúa todo el tiempo en que vivimos en la tierra. Pero no necesitamos ser temerosos de estos demonios ni tentados a desesperar de la victoria sobre Satanás y todos los malos espíritus que ya ha sido ganada en la Cruz. En el Cristo crucificado y resucitado, tenemos disponible para nosotros el triunfo decisivo sobre el reino de las tinieblas. Por designio providencial de Dios, sin embargo, el Señor respeta nuestra dignidad humana y así nos da la libertad para tomar una decisión para rechazar el mal y elegir lo que es bueno. Y Él nos ayuda a través de Su Cuerpo, la Iglesia, y su ministerio del exorcismo y la liberación.

Exorcismo y Liberación a través del Bautismo

Este estatua de San Miguel Arcángel en batalla con Satanás, afuera de la Iglesia San Miguel en Hamburgo, Alemania, fue esculpido por el escultor alemán August Vogel (1859-1932) en 1908. (Dominio Público/Wikimedia Commons)

El ministerio de la Iglesia de exorcismo comienza con la predicación de la Palabra de Dios y es guiado por el Espíritu Santo. Toma especial fuerza en el momento de preparación para el Bautismo. Durante este período, en el día de recepción en la Orden de Catecúmenos, la Iglesia proporciona la siguiente oración de exorcismo para quienes se preparan para ser bautizados: “Rechaza, Señor, con el soplo de Tu boca a los espíritus malignos. Mándales que se aparten, porque se acerca Tu reino”.

A lo largo de todo el tiempo del catecumenado, la Iglesia proporciona otras ayudas para la guerra espiritual, como exorcismos menores en forma de peticiones dirigida directamente a Dios en nombre de los catecúmenos. Por ejemplo, el sacerdote reza oraciones a Dios Padre como la siguiente: “En el nombre de Tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y por la virtud del Espíritu Santo, que alejes de estos siervos Tuyos la incredulidad y la duda, el culto de los ídolos y la magia, los encantamientos y el espiritismo, el ansia de dinero y los halagos de las pasiones desordenadas, las enemistades y las discordias y cualquier forma de maldad”.

En la Vigilia de Pascua, justo antes de ser bautizado, los catecúmenos (ahora llamados los elegidos) renuncian a Satanás y todas sus obras y falsas promesas. Al mismo tiempo, todos los ya bautizados renuevan sus promesas bautismales en las que ellos también renuncian a Satanás, el autor y príncipe del pecado.

Hay mucho más que podría decirse acerca de la misión de la Iglesia en nombre de Jesús contra Satanás y su reino de las tinieblas. Cuando fuimos bautizados y exorcizados desde el pecado original, la Iglesia hizo nuestro canal para directamente canalizar la gracia de Cristo que nos libera del mal y eterna muerte, llevando a cumplimiento del Reino de Dios. En la próxima edición de The Catholic Sun, examinaremos esta batalla espiritual con más detalle entre el bien y el mal.